Con demora, en julio llegó una leve reactivación del consumo

Incentivada por la política expansiva del gasto en un año electoral y planes oficiales, reaccionó la demanda

on un poco de retraso, la reactivación del consumo a la que apostó el Gobierno en un año electoral empezó a dar señales de vida. Después de un año y medio ininterrumpido de caída, en julio las ventas de alimentos y otros artículos de consumo masivo tuvieron un pequeño aumento. El repunte de la demanda en los supermercados se suma a otras señales positivas que se conocieron en los últimos días, como la suba en las ventas de los pequeños comercios bonaerenses y el buen momento que viven los mayoristas gracias a haber sabido captar a los consumidores finales.

De todos modos, en el mercado sostienen que el escenario actual está lejos del que se vivía en 2011, último antecedente de elecciones presidenciales, cuando el consumo tuvo un incremento de 2,2% en cantidad de unidades. “Después de un año y medio de caídas sostenidas, en algún momento el consumo tenía que reaccionar. Pero la recuperación es baja”, explicó José Amodei, director de la consultora CCR, que midió en julio un incremento de 0,6% en el volumen de ventas de los productos que integran la canasta básica: alimentos, bebidas y artículos de tocador y limpieza. Sin embargo, la suba no alcanzó para compensar la tendencia negativa del consumo, que en los primeros siete meses de 2015 acumuló un retroceso de 0,9% en unidades.

actividad-economica-2084242w645

“Parte de esta recuperación del consumo se explica porque la comparación se está haciendo contra meses que habían sido muy malos el año pasado. Pero también hay una mejora del salario real y de los planes sociales y las jubilaciones, que se traduce en una mejora del consumo”, coincide Luciano Cohan, economista de la consultora Elypsis.

A la hora de explicar las causas de esta reactivación, los analistas destacan el papel fundamental que tuvieron los aumentos salariales dispuestos en paritarias.

“En julio hubo más plata en la calle como producto no sólo del aguinaldo, sino también de que llegaron muchos aumentos de sueldo, en algunos casos con algunos retroactivos. Está claro que parte de esos fondos se volcaron al consumo, pero también hubo otra parte que terminó en el mercado cambiario, y no es casual que también haya empezado a subir el dólar blue”, explicó el economista Camilo Tiscornia.

Por su parte, en CCR destacan el rol preponderante que están jugando las políticas comerciales muy activas de las grandes cadenas de supermercados, que a fuerza de promociones como los Black Days, el 2×1 en algunos rubros o los descuentos del 60% en la segunda unidad están logrando “reanimar” la demanda, aunque en el camino se quejan de resignar gran parte de sus márgenes de ganancia.

Inflación en baja

En la consultora KantarWorld Panel también informaron una mejora en el consumo y destacaron que la mejora en las ventas no sólo se explica porque hay más plata en la calle, sino también apuntan al freno de la inflación, que desde hace un par de meses se ubica por debajo del 2% mensual.

“El eje principal de esta recuperación del consumo es la desaceleración de los aumentos de precios. No es que no haya inflación, pero sí se ve una baja en la tasa, que pasó de crecer al 40% anual en 2014 a un escenario actual más cercano al 30%. Los hogares que impulsan esta mejora en el consumo son los de los sectores más bajos, que tradicionalmente son los que destinan cualquier suba en sus ingresos al consumo de productos básicos”, sostuvo Juan Manuel Primbas, director de Kantar Worldpanel.

En el caso de los mayoristas, por su parte, está claro que los principales jugadores del rubro, como Maxiconsumo, Vital, Makro o Diarco, se vieron favorecidos por un cambio en los hábitos de los consumidores locales.

De acuerdo con un estudio de Kantar que se acaba de presentar en las jornadas mayoristas, el 38,2% de los hogares argentinos hicieron sus compras en el último año, al menos en una ocasión, en un local mayorista. “El canal mayorista fue el que mejor sobrellevó el estancamiento del consumo, en gran parte gracias a que logró captar a los consumidores finales. Pero para que se mantenga será clave que no haya de nuevo una disparada del dólar que se traslade a los precios de los alimentos”, explicó Alberto Guida, presidente de Cadam, la entidad que reúne a los autoservicios y distribuidores mayoristas.

Las grandes cadenas no son las únicas beneficiadas por el cambio en la tendencia del consumo. De acuerdo con la medición que realiza la Federación Económica de Buenos Aires (FEBA), que reúne a pequeños comerciantes de la provincia, en julio las ventas del llamado canal tradicional crecieron un 4% en volumen, y en algunos rubros, como indumentaria, el incremento llegó al 9,6%, mientras que para los electrodomésticos y los artículos para el hogar la suba llegó al 3,5 por ciento.

“El llamado canal tradicional fue el más afectado por los cambios en los hábitos de compra y el avance de cadenas de cercanía [como Día% o Carrefour Express], pero en julio también tuvieron números positivos y cerraron el mes con un avance del 0,4%, lo que representa un punto de inflexión para el sector”, explicaron en CCR.

Demanda incentivada

Año electoral

En un año con elecciones presidenciales, el gobierno nacional está apostando a una reactivación del consumo a fuerza de mayor gasto e incrementos en salarios, jubilaciones y planes sociales

Precios más tranquilos

En el mercado destacan que la reactivación de las ventas también se ve favorecida por una desaceleración en el ritmo de la inflación

Cadenas más activas

Desde el lado de la oferta, también influye la política de las grandes cadenas de supermercados y los mayoristas, que están apostando muy fuerte a promociones y descuentos para ganar participación de mercado aun a costa de rentabilidad

Efecto interanual

Otro factor que también influye en la mejora en los índices de consumo es que, después de una recesión que ya lleva más de un año y medio, la comparación en las ventas se empieza a hacer contra meses del año pasado que habían mostrado números muy pobres

El plan Ahora 12 suma más ventas y locales

  • Junto con los aumentos en los planes sociales y las jubilaciones, una de las herramientas a las que más está apelando el Gobierno para reactivar el consumo es el programa Ahora 12. A casi un año de su lanzamiento, el plan llegó a las quince millones de operaciones, con un total de ventas por $ 28.658 millones, según datos oficiales.
  • El rubro de materiales de construcción mostró el mayor dinamismo, con un crecimiento del 10% con respecto a la semana anterior, aunque el liderazgo en ventas sigue en manos de la categoría indumentaria.
  • El crecimiento de la demanda es acompañado por una ampliación de la oferta. Según precisó el Ministerio de Industria, el total de comercios adheridos al programa que ofrece la posibilidad de realizar compras en doce cuotas sin interés ya supera los 178.000 puntos de venta.

 

FUENTE: www.lanacion.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>