Elecciones en Francia: qué significa Emmanuel Macron para Europa

francia

Alivio, euforia. Las instituciones de la Unión Europea aplaudieron la victoria del europeísta Emmanuel Macron porque ven la derrota de la ultraderecha como el dique definitivo para contener la marea nacionalista que, tras el ‘Brexit’, amenazó con acabar con más de 60 años de construcción política del continente.

Angela Merkel dijo esta mañana que se había alegrado por “la grandiosa victoria” del candidato centrista y que representaba “la esperanza de franceses, alemanes y europeos”.

Merkel vuelve a tener un socio para que la locomotora franco-alemana avance y arrastre al resto de vagones europeos, una vez que la Eurozona ya crece casi al 2% anual aunque siga sin coser las heridas de la crisis: desempleo, desigualdad, pobreza y deudas públicas.

Macron quiere reformas en la Eurozona: política fiscal común, ministro de Finanzas único para los 19 países del euro, emisiones conjuntas de deuda –los ‘eurobonos’ que Alemania rechaza de plano- y terminar la unión bancaria.

En 2015, justo después de ser nombrado ministro, dijo al diario ‘Financial Times’ que quería un sistema de transferencias fiscales en la Eurozona para reducir las divergencias que creaban políticas como las tasas de interés 0% del Banco Central Europeo y para ayudar a los países con problemas fiscales.

Sin esas transferencias entre países europeos, argumentaba entonces Macron, “la periferia –de la Eurozona- no podrá converger con el centro y se crearán divergencias políticas que alimentarán a los extremistas”.

Macron también quiere un presupuesto común de la Eurozona complementario a los presupuestos nacionales y una especie de proteccionismo paneuropeo, una política de “Buy European”. Y espera que Alemania utilice parte de su superávit fiscal –el mayor del planeta- para invertir más y ayudar a que la economía europea aumente su velocidad.

Fuentes comunitarias explican que esperan que Alemania ayude a Francia –“aunque Macron no tendrá toda su carta a los Reyes Magos”- pero que la clave está en saber si Macron tendrá la fuerza –depende del resultado que consiga en las legislativas de junio- para sacar adelante las reformas que Berlín quiere ver en su primer socio europeo antes de aceptar ceder en las peticiones francesas, que son también las de las economías del sur del bloque como Italia, España, Portugal y Grecia.

Son las reformas que los dos últimos presidentes François Hollande y Nicolas Sarkozy no hicieron y que rechazan los potentes sindicatos franceses: una reforma laboral profunda, un ajuste en cinco años superior a 50.000 millones de euros para reducir el peso del gasto público y cumplir así con los objetivos de déficit que marca la Comisión Europea.

Macron sabe que aún tiene que ganarse la confianza de Merkel. En una entrevista en marzo a la revista alemana ‘Spiegel’ dijo que “Francia debe restaurar su credibilidad reformando su mercado laboral y poniéndose seria con su presupuesto”.

Macron es el cuarto presidente francés con el que tendrá que lidiar Merkel tras Chirac, Sarkozy y Hollande. Y tiene algunos aliados en Berlín. El canciller Sigmar Gabriel dijo ayer que “mi amigo” Macron “quiere reformar Francia y necesita tiempo”. La ministra de Defensa Ursula von der Leyen dijo que “va a exigir algo a Alemania, pero primero quiere reformar –en Francia-, toma las cosas en el orden correcto”.

Las condiciones de la salida británica de la UE también se endurecerán con Macron. A los nacionalistas ingleses les rompe el relato: ellos dan marcha atrás en la construcción europea pero los demás electorados del bloque no parecen seguir el mismo rumbo. Y a los europeos les refuerza el suyo: Europa está de vuelta, con más confianza. Los populistas no se han ido pero defendiendo la construcción europea se les puede derrotar en las urnas.

La británica Theresa May felicitó anoche a Macron. Los ingleses que llevan años mirando el mundo a través de su prensa sensacionalista y eurófoba deben estar hoy algo perdidos. Les contaron que la UE se hundía, que el ‘Brexit’ era la mejor opción y que llegaba Le Pen. Algún diario que llevaba días y días dando espacio a Le Pen, como el ‘Daily Mail’, “olvidó” llevar hoy a su tapa la elección francesa.

Fuente: www.lanacion.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>