Femicidio dantesco

El asesinato de la joven tucumana de 23 años, Paulina Lebbos, es un caso paradigmático. Tiene aspectos grotescos, groseros y misógenos. Desde la aparición del cuerpo de la joven madre tucumana, que tenía en ese momento una hija de 5 años, todo fue una indefinida paleta subrrealista, por lo tanto complicada de entender. Policías falsificando actas de testigos, efectivos pisoteando el escenario de los hechos, un fiscal que visitó a un gobernador (Alperovich) en plena investigación, otro fiscal (que lo sucedió) que con una inadmisible injuria afirmó que la joven asesidana tenía una “conduca sexual intrépida”, y un ministro que insinuó que la muerte había sido producida por la ingesta de sustancias prohibidas. Ahora, que se definió el tribunal que juzgará el caso, 11 años después, tal vez la verdad salga a luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>