Sonó la alarma

El homicidio de un estudiante del Gymnasium de Tucumán, primero sorprendió y desacomodó a la opinión pública, y luego generó zozobra y malestar. El autor no fue otro que un adolescente, menor de edad, que forma parte de nuesta sociedad, pero que por el grupo de pertenencia no estaba dentro de los cálculos que podría llevar a cabo un acto tribal como el que concretó. Este hecho hizo sonar la alarma y concentró la atención de los distintos sectores y grupos sociales que constituyen el entramado de nuestra realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>