Veinte provincias firman un acuerdo para regular nuevos proyectos mineros

mineria

Una de las primeras medidas de Mauricio Macri como presidente fue levantar las retenciones a la minería con el ambicioso objetivo de replicar, aunque sea en parte, lo que sucedió en la última década del otro lado de la cordillera. Ahora, Macri presentará un nuevo Acuerdo Federal Minero, que sentará las bases en materia regulatoria para todas las nuevas inversiones mineras que puedan venir al país.

Se trata de un primer paso en pos de un nuevo marco regulatorio para la industria. Pero el texto que firmarán hoy a las 17 en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno no entrará en vigencia de forma inmediata, sino que deberá ser antes aprobado o rechazado por el Congreso nacional y, luego, por las respectivas legislaturas provinciales.

Según el borrador al que accedió LA NACION, el texto establece que las provincias podrán cobrar regalías por hasta el 3% “sobre el importe total de ingresos brutos devengados por cada emprendimiento minero, derivados de la comercialización de las sustancias minerales obtenidas en sus respectivos territorios”. El acuerdo actual, que data de 1993, fijaba como tope el 3% del denominado “valor boca mina”, que surge del precio de venta del mineral menos los costos operativos de tratamiento y comercialización, lo que equivaldría en definitiva al 2,5% del valor de venta del mineral.

En el nuevo acuerdo se incorpora, a su vez, la posibilidad de que las provincias cobren a las empresas hasta el 1,5% sobre el valor de venta para la constitución de uno o más fondos fiduciarios públicos de infraestructura. Y se hace hincapié, en todas sus páginas, en la necesidad de desarrollar la actividad de manera sostenible, respetando el medio ambiente.

También deja a criterio de cada provincia la posibilidad de promover la “actividad minera y la producción de minerales, según la modalidad que considere más adecuada”. Así, por caso, Mendoza, que prohíbe la minería a cielo abierto, figura como firmante.

El convenio, sin embargo, podría no tener toda la fuerza que hubieran deseado del Gobierno. Por lo pronto, porque si bien adherirán casi todas las provincias mineras, ya anticiparon que por ahora no lo avalarán La Pampa, Chubut y La Rioja, las dos últimas, jurisdicciones con gran riqueza mineral.

En Chubut se encuentra el proyecto Navidad, la mina de plata, pero tiene además un proyecto de oro en Esquel y todos los de uranio. Mientras que La Rioja es zona de oro y cobre, y de gran potencial de exploración, considerando que linda con una de las regiones en Chile de mayor desarrollo minero.

Las dudas

Pero el gobernador de Chubut, Mario Das Neves, es uno de los caudillos que en los últimos años se vino oponiendo de manera más visible a la actividad minera.

Mientras que en La Rioja las negociaciones habrían fracasado por temas políticos, ya que el acuerdo habría quedado en medio de la campaña electoral. Y es que el candidato de Cambiemos en el distrito que hoy gobierna Sergio Casas (FPV) es el ministro de Defensa Julio Martínez, activo militante, junto con Marcela Crabbe, ahora diputada del Parlasur, en las asambleas en contra de la megaminería en el Departamento de Famatina.

La semana pasada, a último momento, el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, también amagó con bajarse del acuerdo, al señalar que el documento tenía “puntos que atentaban” contra las inversiones. Salta hoy aloja el proyecto de cobre de Taca Taca, el más grande del país, con más de US$ 4000 millones de inversión.

Su participación, sin embargo, se garantizó luego de que el Gobierno eliminara del texto el apartado en el que se habilitaba a las provincias a cobrarles a las empresas otro 1% sobre el valor de venta para proyectos que fomenten el desarrollo de las comunidades locales. También se quitó la exigencia de que todos los proyectos mineros vigentes se rijan bajo el nuevo acuerdo. El convenio que se firmará hoy sólo servirá para las nuevas inversiones.

Pero no sólo algunos gobernadores expresaron sus reparos al acuerdo. También, en privado, los empresarios del sector se animan a manifestar sus dudas, sobre todo en materia de competitividad con respecto a las legislaciones vigentes en otros países.

“Chile y Perú tienen una sola regalía móvil: se paga más o menos en función de la utilidad operacional. Y la utilidad está directamente atada al precio, que es muy cíclico y no se puede manejar, porque depende del mercado”, explicó una fuente, con la condición de no ser identificada. “Y las regalías, tal cual se fijaron en el nuevo acuerdo, podrían hacer que no sean competitivos los proyectos de cobre, que es muy sensible al precio. Como Pachón, Aguarrica en Catamarca o Los Azules en San Juan. Y el mundo hoy demanda cobre”, se lamentó. Entre 2007 y 2015 Chile recibió inversiones mineras por US$ 82.000 millones; Perú, por US$ 52.000 millones y la Argentina, por US$ 10.000 millones.

Fuente: www.lanacion.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>