La inflación fue 1,7% en julio, pero creen que la suba del dólar impactará este mes

inflacion-y-precios

La inflación perforó en julio la base de la meta del Banco Central (BCRA) para 2017. Con el aumento de 1,7% el mes pasado -dato mejor al esperado por las consultoras- acumuló en el año un alza de 13,8% y amenaza el objetivo oficial de mantenerla entre 12% y 17% este año, algo que el Gobierno parecía dar por descontado.

Pero además, según afirmaron analistas consultados por LA NACION, la inflación núcleo -que no contempla precios regulados y estacionales- se mantiene persistentemente elevada en un nivel que a la entidad que conduce Federico Sturzenegger le está costando doblegar.

Como si fuera poco, el brusco ascenso del dólar en las últimas semanas no pegó en julio pero sus efectos podrían sentirse este mes. Claro que el impacto será acotado por un consumo aún deprimido.

¿La mirada positiva? La inflación anualizada, según Econométrica, se ubica actualmente en 21,4%, prácticamente la mitad de lo que mostraba el año pasado. Si se mira la inflación subyacente, en tanto, la tasa anualizada es de 23,9%.

El Indec difundió ayer el índice de precios al consumidor (IPC) nacional de julio con un alza de 1,7% -el dato en GBA dio igual- y acumuló una suba en siete meses de 13,8%, por encima de la base de la meta, de 12%, proyectada por el BCRA para fin de año. Para que la entidad monetaria consiga cumplir por lo menos el tope de esa meta (17%), la inflación mensual deberá ser menor a 0,56% en los próximos cinco meses.

El Gobierno admitió que no cumplirá el objetivo. Esta semana, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, dijo que a fin de año la suba de precios, en promedio, rondará el 20% interanual.

La inflación de julio fue impulsada principalmente por precios regulados (+2,3%), con alzas puntuales en combustibles, prepagas y cigarrillos, entre otros. Por su parte, Alimentos, el rubro que más pesa en el índice, subió 1,1%.

Tanto las consultoras privadas (el IPC Congreso) como centros de estudios que siguen los precios habían pronosticado un alza de 2% para el mes pasado, más elevada que la publicada por el Indec. La inflación core fue de 1,8%, cuando el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) del BCRA preveía 1,6%.

“La inflación de julio estuvo por debajo de lo esperado”, estimó Melisa Sala, economista de Labour, Capital & Growth (LCG). “Lo negativo es que la inflación núcleo sigue anclada en 1,8% mensual”, agregó.

“La inflación estuvo levemente por debajo de lo esperado”, coincidió Ramiro Castiñeira, de Econométrica. Tras bajar la inflación a la mitad en poco tiempo, ahora se estabilizará en estos valores por unos meses, al menos hasta que la núcleo no bajé nuevamente por debajo del 1,5% mensual”, pronosticó.

“El dato de Indec de inflación de julio se ubicó por debajo del 2% y llevó algo de alivio”, afirmó Lorenzo Sigaut Gravina, director de Ecolatina. Se temía una inflación de 2% pero el rubro estacionales subió muy poco, solo 0,5% en julio. De todas formas, se observa una aceleración de la inflación mensual, sobre todo en el IPC núcleo, que trepó 1,8%, el valor más elevado en los últimos tres meses”, indicó Sigaut Gravina.

“La inflación de julio fue mayor a la de junio pero con una elevada incidencia de los rubros regulados, que aportaron medio punto porcentual a la variación del mes”, sostuvo Alejo Espora, economista jefe del Banco Ciudad. “La inflación subyacente se mantuvo en torno al promedio de los primeros seis meses del año en el GBA y capturó así un limitado traslado de los movimientos cambiarios a precios. En los ítem estacionales se tendieron a compensar los aumentos típicos del receso de invierno en esparcimiento con las bajas vinculadas a las liquidaciones en indumentaria (-1,2%)”, explicó Espora y cerró: “Es un buen dato considerando las subas asociadas a los precios regulados y las mayores presiones cambiarias”.

Pero el movimiento del dólar en las últimas semanas impactará, creen los analistas, este mes. “La suba del tipo de cambio no habría tenido impacto significativo en la inflación de julio”, analizó Mariano Lamothe, director de Mercados Verticales de Abeceb. “Para ver realmente el impacto del aumento del dólar tendremos que esperar a agosto, aunque si el dólar se mantiene en $ 18 el traslado a los precios sería acotado”, avizoró el experto.

“El mes de agosto tendrá arrastre de algunos de los aumentos de julio, por ejemplo de los taxis, más cierto traslado a precios de la suba del dólar. Esperamos inflación piso de 1,5% mensual”, indicó Sala. Creo que agosto, que iba a ser un mes tranquilo, la inflación puede terminar siendo alta, entre 1,5% y 2%. El efecto de la segunda ronda de subas de regulados más la depreciación va a mantener elevada la inflación núcleo”, evaluó Sigaut Gravina. Ya lo informaron los supermercados: las listas con precios nuevos estarán llegando en los próximos días.

Los salarios están ganando la carrera

El índice promedio de salarios aumentó 13,3% en el primer semestre del año y superó la inflación del 11,8% en el mismo período, informó ayer el Indec. La suba del primer semestre se logró luego de que el índice cerrara con un alza del 1,8% en junio, con mejoras del 1,8% en el sector privado registrado, del 2,7% en el sector público y del 0,4% en el sector privado no registrado. En seis meses, los salarios de los trabajadores registrados aumentaron 13,9%, mientras que los del sector público y los trabajadores en negro lo hicieron un 12,6%. A comienzos de este mes, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, afirmó que “el aumento de salarios, en promedio en el año, le va ganar por goleada a la inflación”. Según datos oficiales, es el quinto mes consecutivo de mejora en los salarios reales.

Un núcleo duro de romper

Del editor

Tras un primer cuatrimestre con los precios recalentados por las tarifas de servicios, desde mayo el Gobierno parecía tener parcialmente dominado el frente inflacionario. En mayo y en junio (con el inicio, este último mes, de las mediciones del IPC a nivel nacional) todo parecía indicar que la evolución iba a seguir en descenso. Pero algo pasó, en tiempos de normalización de precios relativos. Esta vez, les tocó el turno a los combustibles y a la medicina prepaga impactar de lleno en el índice. Pero lo más preocupante, especialmente para el Banco Central (y para el bolsillo de la gente), es la persistencia de la llamada inflación núcleo (que no depende de medidas oficiales ni de estacionalidad) por encima del 1,5%. Que la inflación este año será la mitad de la del año pasado podría compensar la mala noticia. Habrá que esperar.

Fuente: www.lanacion.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>