Transparencia esmerilada

La accesibilidad a datos sobre lo que hace el Estado es una deuda que se promete saldar, pero que finalmente siempre sufre trabas o demoras. Lentamente se observan pequeños avances pero en forma homeopática. Lo público todavía no lo es como debería ser en un sistema democrático, donde los representantes ejercen un poder delegado, condicionado a que den a conocer lo que hacen al soberano que les confió ese atributo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>