Para “The Economist”, la Argentina fue uno de los países del año

macri

Los cambios implementados en los últimos dos años no le alcanzaron a Mauricio Macri para convertir a la Argentina en el país del año. Sin embargo, la nación estuvo en la lista de los candidatos, al menos según la mirada de la revista británica The Economist, que todos los años elige al país más destacado. “Buscamos un país, de cualquier tamaño, que haya mejorado notablemente en los últimos 12 meses, o haya hecho que el mundo sea más brillante”, explica la publicación.

El país del año fue Francia, que compitió con la Argentina, Corea del Sur y Bangladesh. Uruguay había conseguido esa distinción en 2013.

Para The Economist, la Argentina es candidata por las “reformas dolorosas” que está llevando a cabo Macri “para restaurar la sobriedad fiscal después de años de populismo derrochador bajo la familia Kirchner“. Subraya la victoria en las elecciones de octubre “lo que sugiere que la mayoría de los argentinos ya no son engañados por estadísticas falsas y la promesa de dinero gratis. A pesar de las protestas violentas en diciembre, esto es progreso“.

La revista señala que Bangladesh pudo haber sido el país del año por recibir a tantos refugiados de Myanmar, la nación vecina. También destacan el rápido crecimiento económico y la fuerte caída de la pobreza. “Si no hubiera aplastado las libertades civiles y permitido a los islamistas dar riendas sueltas para intimidar, podría haber ganado”, dice The Economist.

Sobre Corea del Sur, que quedó en la recta final junto con Francia, The Economist sostiene que “ha tenido un año extraordinario, soportando las amenazas de su vecino del norte con misiles con calma y gracia. Esto no es del todo nuevo: Corea del Norte ha prometido inmolar al Sur por décadas, pero las tensiones aumentaron alarmantemente este año, cuando el presidente Donald Trump y Kim Jong Un intercambiaron burlas, llamándose “rocket man (el hombre del cohete)” y “mentally deranged US dotard (mentalmente desquiciado)”. Mientras todo esto sucedía, Corea del Sur también tuvo que enfrentar una crisis en su país”.

La publicación recuerda que manifestaciones masivas y una investigación de corrupción condujeron a la destitución de la presidenta Park Geun-hye, quien ahora se encuentra en una celda en la cárcel enfrentando un juicio, y asegura que su sucesor, Moon Jae-in, ha dado grandes pasos hacia la limpieza de la política interna, a pesar de vivir bajo la constante amenaza del apocalipsis nuclear.

Para The Economist, el país del año es Francia. Explica que la nación desafió todas las expectativas, con la victoria de Emmanuel Macron, “un joven ex banquero que no tenía respaldo de ninguno de los partidos tradicionales”, que ganó la presidencia y luego la mayoría de los escaños en la Asamblea Nacional. “En seis meses, él y su partido aprobaron una serie de reformas sensatas, entre ellas un proyecto de ley anticorrupción y un relajamiento de las rígidas leyes laborales de Francia”.

La revista dice que, a pesar de las críticas que se le hacen a Macron, antes de su aparición Francia parecía irreformable. “El movimiento de Macron hizo a un lado el ancien régime y derrotó al ultranacionalista Marine Le Pen (quien, si hubiera ganado, hubiera arruinado la Unión Europea). La lucha entre las visiones abierta y cerrada de la sociedad bien puede ser la competencia política más importante en el mundo en este momento. Francia se enfrentó a los levantadores del puente levadizo y los golpeó. Por eso, es nuestro país del año”, concluye.

Fuente: www.clarin.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>