Instituciones de ficción

El padre de Paulina, Alberto Lebbos, se encontró con distintas murallas que le anteponían desde los poderes ejecutivo y judicial, con la connivencia del poder legislativo de Tucumán, para que no avanzara en la búsqueda de los responsables del asesinato de su hija. Todo era complot y enredo, para que el tiempo hiciera lo suyo: desparramar impunidad y que nada se pudiera saber sobre el horrible crimen de la joven madre y estudiante aplicada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *