Convivencia hostil

La capital tucumana muestra cotidianos ejemplos de como la convivencia humana se puede llegar a deteriorarse y a transformarse en un elevado número de actos de grosería y vulgaridad. Esta es la imagen que presenta la realidad en este espacio geográfico, donde la mayoría de los vecinos dejaron parte de su sensibilidad y consideración fuera de juego, para darle paso a actos irreverentes y desconsiderados. La buena educación se muestra escasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *