Antes del blanqueo laboral, miden fuerte deterioro de la relación activos-mayores de 65

jubilacion

Mientras el Congreso espera el proyecto del Ejecutivo de blanqueo laboral para reducir el empleo informal y elevar la cantidad de aportes, la ANSeS constató que el deterioro entre la población mayor de 65 años y la población activa entre 20 y 64 años será de 15 puntos hacia 2050, debido a la baja en la fecundidad y al aumento en la esperanza de vida, que pone en rojo el resultado previsional del Estado.

“Se produce una mayor concentración de adultos mayores (población de 65 años y más)”, advierte el informe, porque la “relación de dependencia adulta”, que mide la población mayor a 65 años sobre la población de 20/64 años, pasaría de 19% en 2015 a 34% en 2050, cuando la población en edad de jubilarse alcanzaría 10,04 millones de personas, desde los 4,74 millones de 2015.

Ese indicador ya se había deteriorado de 7% a 18% entre 1950 y 2000. Es consecuencia del progresivo envejecimiento de la población, expresado en primera instancia por el descenso de la fecundidad, ya que prevé que la tasa global actual de 2,4 hijos por mujer caería para 2050 a 1,9, y de la reducción de la mortalidad, porque se espera un aumento de la esperanza de vida al nacer de 76 a 82 años para 2050.

Con todo, “el envejecimiento en Argentina puede caracterizarse como intermedio, con una clara tendencia creciente durante la segunda mitad del siglo XX (pasando de 4% a 10%), proyectándose que alcance a 18% para el año 2050″, explica.

Como resultado, el déficit previsional de ANSeS, incluyendo el pago de la moratoria previsional, que se ubicaba en 2,31% del PBI en 2015, se reduce a 1,67% en 2030 a medida que los beneficiarios de la moratoria vayan falleciendo y ascendería a 2,88% en 2050, por los efectos demográficos. Al sumar la cobertura de la PUAM, con un costo de 2,4% del PBI, el déficit en 2050 se profundizaría al 5,3% del producto.

“Para asegurar la sustentabilidad de largo plazo del SIPA (y de ANSeS) resulta vital intentar combinar medidas que tiendan a mejorar las variables del sistema contributivo y, a la vez, a asegurar la coordinación con mecanismos no contributivos de protección social”, sugiere el reporte. “El principal desafío consiste en ampliar el alcance del SIPA respecto de los trabajadores activos y la cobertura de los adultos mayores, sin descuidar el financiamiento”, agrega.

Prevé que los ingresos previsionales aumenten de 5,1% en 2015 a 5,8% en 2050. Pero que los egresos anuales del SIPA de 7,4% del PBI en 2015 se reduzcan a 7,1% a 2030 para elevarse a 8,7% en 2050.

Es porque espera que los aportantes al SIPA lleguen a 13 millones en 2050, tras crecer un promedio anual de 1,08%, por encima de la población total (0,7%) y de los ocupados (0,98%). En tanto, a partir de los 6,3 millones de beneficios en 2015, prevé un descenso hasta 2035, para volver a valores cercanos a los actuales en 2050.

Y se basa en supuestos sobre el contexto socioeconómico moderadamente optimistas: un crecimiento de la participación en la actividad económica de 44% en 2015 a 48% en 2050, donde se consideró un incremento mayor entre las mujeres de 35% a 43% y más leve entre los hombres de 52% a 53%. Una desocupación abierta de 7%. Y que la proporción de ocupados aportantes al SIPA crezca de 53% en 2015 a 54% en 2050.

Fuente: www.elcronista.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>