Quiénes tienen más dificultades para trabajar en blanco

empleo

El documento de investigación “Hacia la inclusión de personas en situación de vulnerabilidad”, realizado por el ODSA y coordinado por ACDE, enumera los grupos poblacionales que hay que tener en cuenta para ayudarlos a integrarse:

* El problema joven: la pobreza por ingresos afecta al 35% de los jóvenes de entre 16 y 25 años. La problemática de los jóvenes sin proyecto de vida es compleja e involucra cuestiones del contexto familiar, social, educativo y cultural. Como buena práctica, el informe muestra las acciones de la ONG De la Esquina al Trabajo, un proyecto social que forma operadores barriales que llegan a los jóvenes y los acompañan en su búsqueda de trabajo, además de enseñarles rutinas de trabajo, como no llegar tarde.

* Discapacidades: según el Censo 2010, en la Argentina las personas con discapacidad eran 5,1 millones, casi el 13% de la población. La mitad está en edad de trabajar. El 50% de ellos están activos, pero el 33% se encuentran bajo alguna forma de vulnerabilidad. Como ejemplo de lo que se puede hacer, la organización En Buenas Manos ofrece a las empresas servicios de masajes relajantes brindados por personas con discapacidad visual; digitalización de documentos in company por personas hipoacúsicas; servicio de lavado de autos por personas con leve retraso intelectual, y monitoreo de cámaras de seguridad por quienes tienen una discapacidad auditiva, entre otros servicios.

* Mujeres madres y hombres mayores de 45: un cuarto de las mujeres que son madres de entre 35 y 45 años son pobres, y según la OIT hay 900.000 mayores de 45 sin trabajo. La Asociación Civil Diagonal, con su programa de Reinserción Laboral +45, brinda talleres gratuitos en el Barrio 31 de la Capital y concientiza a las empresas sobre las ventajas de tomar a personas mayores.

* Personas liberadas (pospenitenciarios) y personas con un consumo problemático de sustancias: la población penitenciaria en la Argentina es de 76.261 personas, pero no existe un registro de personas liberadas. Casi el 75% de los ingresantes estaban desempleados o realizando tareas laborales a tiempo parcial. La Asociación Civil María de las Cárceles trabaja en seis unidades penales para capacitar a los internos en informática. Para el segundo grupo, se destaca la ausencia de protocolos específicos en las empresas para ayudarlos.

Fuente: www.lanacion.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>