Cambió el eje

El gobierno entendió, luego del traspié cambiario, que la soledad no es recomendable cuando se deben hacer fuertes correcciones de los indicadores macroeconómicos. No es un escenario propicio para pensar en epopeyas ni quijotadas. Por eso amplió la mesa chica donde se toman las decisiones y acordó con la oposición elaborar un presupuesto 2019 que cuente con una amplia y vital participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>