Ocaso de la moral

A la certera sentencia que anuncia que “Sin Justicia no hay República” se le podría sumar otra que sostiene que “Sin Justicia hay corrupción”. El Estado está amenazado permanentemente por actitudes antijurídicas. Los jugosos fondos con los que cuenta son una tentación de quienes deben administrarlos. Los controles a veces son insuficientes o son sorteados por la picardía y la osadía. LLegado a este punto la única esperanza es la Justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>