Cuesta abajo

La corrupción sistémica, como Cuestión de Estado, como acto administrativo paralelo a la administración pública, pero alimentándose de ese espacio de poder es el semblante de la nueva tragedia Argentina. El kirchnerismo superó todas las barreras de contención que tiene el sistema democrático. Fue una parodia republicana, institucional y de legalidad. Fueron 12 años de impensable latrocinio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *