Repetir la escena

Si bien la democracia es un sistema que reconoce y respeta la libertad de cualquier ciudadano para proponerse como candidato a un cargo público y someterse a la opinión de sus conciudadanos, no se puede dejar de hacer un juicio de valor sobre la conducta de aquellos que se imaginan como actores eternos en cargos políticos, echando sombra sobre dos principios fundamentales de todo sistema político: la alternancia y la renovación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *