¿Sigue vigente la recomendación de una copa de vino al día?

vino

Durante varias décadas, de los 70 hasta los últimos cinco o diez años, se consideraba al vino como una bebida saludable gracias a sus propiedades cardioprotectoras. Pero, en el último tiempo, gran parte de la comunidad médica empezó a manejar recomendaciones más estrictas en torno al consumo de alcohol, y entonces una pregunta que había caducado resurgió: ¿Es saludable tomar vino todos los días?

Dentro de las bebidas alcohólicas, el vino se consagra como la más saludable. La razón hay que buscarla en los polifenoles de las uvas, más precisamente en uno de ellos, el resveratrol.

Esta sustancia, clave en el ecosistema de la vid, se destaca por “su actividad como protector del sistema cardiovascular, anticancerígeno, antiagregante plaquetario (inhibe la formación de trombos o coágulos sanguíneos), antiinflamatorio y antialérgico”, señala Alicia Penissi, doctora en Bioquímica e investigadora de CONICET, y suma otras propiedades: “Existen, además, numerosos estudios científicos que comprueban su papel como protector en trastornos neurodegenerativos, como la enfermedad de Alzheimer, y alteraciones metabólicas, como la diabetes”.

Por su parte, Raúl Pastor, jefe de la sección Polifenoles, Vino y Salud de la Cuarta Cátedra de Medicina Interna del Hospital de Clínicas, destaca que el consumo moderado de vino (30 ml diarios, o el equivalente a dos copas, para el hombre y 15 ml diarios para la mujer) puede contrarrestar los efectos del estrés oxidativo, un estado de desbalance causado por el exceso de radicales libres que produce el metabolismo. Ese desequilibrio causa envejecimiento prematuro y puede originar enfermedades como hipertensión, diabetes, cáncer y aquellas de tipo neurodegenerativas; sin embargo, “una nueva generación de antioxidantes como el resveratrol, presente en el extracto de las uvas, neutralizan a los radicales libres de manera natural, selectiva y sin efectos secundarios”, afirma.

Una de las dudas clásicas en torno a las propiedades benéficas del vino tiene que ver con las variedades, ya que existe la creencia de que solo el tinto posee una alta concentración de polifenoles; sin embargo, según explica Pastor, “el vino blanco también produce beneficios significativos para la salud. Contiene alrededor de 1 mg. de resveratrol por cada 100 centímetros cúbicos”. Y agrega un dato que se desprende de una investigación realizada por el profesor Jeremy Spencer, de la Universidad de Reading, Reino Unido: “Se destacó que los vinos blancos y espumantes estimulan la neuroplasticidad, es decir que favorecen nuevas conexiones neuronales y este efecto se produce principalmente en hipotálamo, la región del cerebro relacionada con las emociones, los recuerdos y el aprendizaje”, sostiene Pastor, quien es también experto en Seguridad Alimentaria y Consumo, Nutrición y Salud de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV, París, Francia).

Algunos proyectos de la industria vitivinícola buscan reforzar el poder antioxidante de los vinos. Un ejemplo es Skin Wine, un Malbec elaborado con uvas mendocinas que se vende como “el primer vino antiage del mundo”. Según sus creadoras, Lorena González Ortiz y Laura Hernández, “se realizan diferentes intervenciones a fin de elevar la concentración de antioxidantes que ayudan a combatir el estrés oxidativo que se acumula diariamente en la piel”.

Y en España, Viñedos y Bodegas Fuentes lanzó dos vinos orgánicos con propiedades potenciadas: uno enriquecido con aloe vera y el otro con hongo reishi. “Estas dos sustancias son muy solubles en el agua y en el vino, y, por lo tanto, son el mejor canal para trasladarlos a la vida cotidiana”, contó a El Periódico de Extremadura, José Luis Cruz, enólogo responsable de estas etiquetas.

Consumo responsable

Las Guías Alimentarias para la Población Argentina, elaboradas por la Secretaría de Salud, establecen un límite máximo diario para un consumo responsable de bebidas alcohólicas en adultos de dos medidas en el hombre y una en la mujer. Advierte que niños, adolescentes y embarazadas no deben ingerirlas y que deben evitarse siempre al conducir. Y enfatizan que “el consumo no responsable genera daños graves y riesgos para la salud”, entre los que se incluyen diversos tipos de cáncer, enfermedades cardio y cerebrovasculares, enfermedades del hígado y el páncreas, riesgo de accidentes y padecimientos de salud mental.

Fuente: www.clarin.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>