Bochorno frustrado

El caso del abogado Walter Ojeda Ávila quedará inscripto en las páginas mas negras de la historia institucional de la provincia. Fue un frustrado candidato a juez subrogante de la Cámara de Apelación en lo Penal de Instrucción, quien no solo acumulaba 19 aplazos durante la carrera de abogacía sino que había presentado en la Comisión de Peticiones y Acuerdos de la Legislatura de Tucumán documentación curricular apócrifa. A pesar de contar con acuerdo de la mayoría, primó la sensatez, despues de una serie de develaciones periodísticas que marcaron las aristas indecentes de este proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *