Justicia injusta

La incorporación de personas con discapacidad en los distintos poderes del Estado es un paradigma sano y ejemplar que debería sostenerse en el tiempo como uno de los signos que demuestre el grado de civilidad alcanzado por una sociedad. En Tucumán el Poder Judicial, quien fue reconocido como un ejemplo a seguir, de pronto cometió un error que amenaza con oscurecer todo lo bueno realizado hasta ahora. Se trata de la polémica negación a una joven discapacitada a ingresar al mismo, luego de haber rendido optimamente el concurso al que se sometió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *