Categorías
Sin categoría

Ultimátum del papa Francisco a los curas pedófilos: “Conviértanse y entréguense a la Justicia”

 

_104869447_gettyimages-500324237-1

 

 

 Lo dijo durante el discurso anual de Navidad a la burocracia del Vaticano. Y prometió “nunca más” encubrir casos de abusos en la Iglesia.

En un muy duro discurso que también sonó como un necesario mea culpa de la Iglesia, el Papa calificó este viernes ante la Curia Romana a los curas abusadores sexuales de niños y menores de «lobos atroces» y los intimó: “Conviértanse y entréguense a la justicia humana y prepárense a la justicia divina”.

En el largo discurso de fin de año ante todos los altos prelados y cardenales vaticanista del organismo central de la Iglesia, que el pontífice argentino ha vapuleado en otras ocasiones, Francisco abordó la peor crisis de su pontificado que en 2018 se inició con el mal manejo de la extraordinaria crisis en Chile, que ha derrumbado la confianza del pueblo trasandino a la estructura eclesiástica, y concluyó con el perdurar del caso chileno y el estallido de varias crisis determinadas por la acción de sacerdotes pederastas en la iglesia norteamericana, que están en pleno desarrollo.

Jorge Bergoglio aseguró que la Iglesia ha cambiado para siempre su actitud frente a los abusadores de menores y que en el futuro “nunca intentará encubrir o subestimar ningún caso”.

“Este año, en un mundo turbulento, la barca de la Iglesia vive momentos de dificultad y ha sido embestida por tormentas y huracanes”, señaló el Papa argentino.

Llamó “anti-testimonio” los escándalos de los curas pederastas. “Hoy hay ungidos del Señor, hombre consagrados, que acusan de los débiles, valiéndose de su poder moral y de la persuasión Cometen abominaciones y siguen ejerciendo su ministerio como si nada hubiera sucedido. No temen a Dios ni a su juicio, sólo temen ser descubiertos y desenmascarados”. “Ministros que desgarran el cuerpo de la Iglesia causando escándalo y desacreditando la misión salvífica de la Iglesia y los sacrificios de muchos de sus hermanos”, afirmó.

Insistió que muchos entran en una red de corrupción “sin pestañear”, traicionan a Dios y los mandamientos, su propia coacción, la Iglesia y el pueblo de Dios. «Sobre todo traicionan la confianza de los menores y sus familias», agregó.

Bergoglio dijo que los pecados y crímenes de las personas consagradas adquieren un tinte aun mas oscuro de infidelidad, y deforman el rostro de la Iglesia socavando su credibilidad. Lamentó que muchos de ellos, “detrás de una máscara de amabilidad y rostro angelical ocultan a un lobo atroz listo para devorar a las almas inocentes”.

En el discurso del Papa se esperaba que, de una buena vez, afrontara el problema de los ocultamientos y coberturas por parte de los superiores de los curas pederastas, una costumbre muy arraigada en la Iglesia que perdura hasta hoy. Francisco abordó la cuestión. Reconoció que en el pasado, “por ligereza, incredulidad, inexperiencia o superficialidad espiritual y humana”, algunos responsables “trataron muchos casos sin la debida seriedad y rapidez.

Esto nunca debe volver a suceder. Esta es la elección y la decisión de toda la Iglesia”, sentenció Bergoglio, dando la idea del comienzo de una nueva era de segura “tolerancia cero” que se extiende a los obispos y otros superiores del clero pedófilo abusador sexual de menores.

Aclaró que “ante estas abominaciones” la Iglesia, “no se cansará de hacer todo lo necesario para llevar ante la justicia a cualquier que haya cometido tales crímenes”.

Francisco ha convocado a los presidentes de todas las Conferencias Episcopales en una cumbre mundial que tendrá lugar en el Vaticano entre el 21 y 24 de febrero, exclusivamente sobre el tema de los abusos sexuales del clero, que se han convertido en el principal problema de la Iglesia actual, con un daño devastador para sus instituciones y sus ministros ordenados.

Bergoglio dijo que en esa cumbre de febrero, la Iglesia reiterará su voluntad de continuar con toda su fuerza en el camino de la purificación.

Señaló que con la colaboración de expertos se estudiará como proteger a los niños, como tratar a las víctimas y como fortalecer la formación en los seminarios.

“Se buscará transformar los errores cometidos en oportunidades para erradicar este flagelo no solo del cuerpo de la Iglesia, sino también de la sociedad”.

El Papa argentino agradeció a los periodistas y los medios de comunicación que “han sido honestos y objetivos y que han tratado de desenmascarar a los lobos y de dar voz a las víctimas”. A la vez criticó a los que dentro de la Iglesia “se alzan contra agentes de la comunicación”

Francisco aseguró que “el mayor escándalo es encubrir la verdad”.

El Papa en su conclusión se dijo cierto “que la Iglesia saldrá de estas tribulaciones aún más bella, purificada y espléndida. Porque todos los pecados, las caídas y el mal cometido por algunos hijos de la Iglesia nunca pueden oscurecer la belleza de su rostro”.

Fuente: INFOBAE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *