El Papa mandó un representante a la asunción de Nicolás Maduro, aunque la Iglesia venezolana dijo que es un presidente “ilegítimo e inmoral”

papa

 

El Vaticano envió un representante a la ceremonia en la que Nicolás Maduro asumió su segundo mandato en Venezuela.

Pese a que los obispos locales calificaron al presidente de “ilegítimo e inmoral”, el papa Francisco decidió autorizar la presencia de monseñor George Koovakod en el acto, que se cumplió este jueves en Caracas frente al Tribunal Superior de Justicia y no ante el Congreso opositor al régimen.

La Iglesia venezolana se mostró en línea con las críticas que plantearon los países del Grupo de Lima, entre ellos Argentina, que luego impulsaron una dura resolución de la Organización de los Estados Americanos (OEA): por mayoría, la entidad desconoció la legitimidad de Maduro.

Similar camino tomaron tanto la Unión Europea como Estados Unidos, que prometió incluso “aumentar la presión”.

El gobierno bolivariano salió este viernes a advertir que esas posiciones internacionales “colocan en peligro la estabilidad de la región“.

“Si seguimos por la senda en la que en nos encontramos, acabaremos en el abismo”, reiteró el martes José Luis Azuaje Ayala, presidente de la Conferencia Episcopal de Venezuela, en un comunicado que involucró a todos los obispos del país.

Maduro, que amenazó a los países que desconocían su legitimidad, agradeció a la Santa Sede por su gesto “valiente”.

El papa Francisco había sido muy criticado después de su mensaje navideño, cuando pidió “que este tiempo de bendición le permita a Venezuela encontrar de nuevo la concordia y que todos los miembros de la sociedad trabajen fraternalmente por el desarrollo del país, ayudando a los sectores más débiles de la población”.

El Episcopado caribeño lanzó su crítica luego de la huida a EE.UU. del juez del Tribunal Supremo Christian Zerpa, quien denunció que el Poder Judicial es apenas un apéndice del régimen.

El sábado último, además, el Congreso unicameral (controlado por la oposición) declaró la ilegitimidad del presidente por considerar que las elecciones de 2018 fueron fraudulentas.

Fuente: www.clarin.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *