Borges, el hombre


Siempre seguida de una sonrisa recuerda María Kodama los viajes y las ocurrencias del mayor representante de la Literatura Argentina. Tenía una mente superior y un espíritu aventurero, y hacía del humor un alimento cotidiano. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *