Dólar y déficit, los temas a monitorear en el primer día de la misión del FMI

Esta tarde en el Palacio de Hacienda arrancará la ronda de reuniones de la misión del Fondo Monetario con funcionarios argentinos para revisar las cuentas fiscales y dar el visto bueno que permitirá concretar el desembolso de US$ 10.700 millones previsto para marzo.

A media tarde, el secretario de Política Económica, Miguel Braun, recibirá  a los representantes del organismo, comandados por el encargado del caso argentino, el italiano Roberto Cardarelli. Del encuentro también participará el vicepresidente del Banco Central, Gustavo Cañonero.

Más tarde, la delegación del FMI cruzará la Plaza de Mayo e irá directamente a la sede del Banco Central, donde volverán a reunirse con Cañonero y otros funcionarios técnicos. 

En los próximos días se prevé que Cardarelli y su equipo se entrevisten con el  ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y con el presidente del Banco Central, Guido Sandleris. Además, se reunirán con sindicalistas y representantes de la oposición. Dentro de este lote, el primer encuentro confirmado será con el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey, el próximo miércoles en la Casa de Salta en la ciudad de Buenos Aires. 

La visita de Cardarelli forma parte del acuerdo que Argentina firmó con el Fondo Monetario. Allí el organismo multilateral concedió un préstamo por US$ 57.000 millones a desembolsar en varios tramos, sujeto a que el Gobierno se comprometiera a profundizar el ajuste de las cuentas fiscales y a permitir que el dólar se encamine hacia la libre flotación. 

En las reuniones de hoy, el foco estará en la revisión de las cuentas fiscales. En septiembre, cuando se reformuló el acuerdo con el FMI para obtener más fondos y darle más aire al plan económico que pasaba por su momento más difícil, se pactó que en 2019 se alcanzaría el déficit cero. Los funcionarios de Hacienda se sienten confiados en este punto ya que en 2018 el Gobierno sobrecumplió la meta de déficit prevista, que era de 2,7% del PBI. Sin embargo, trascendió que desde Washington ven con preocupación la debilidad de la recaudación fiscal, que en los últimos meses está siendo golpeada por la recesión, lo que la lleva a crecer por debajo de la tasa de inflación.  

El otro tema es la política monetaria. Allí también el Banco Central tiene buenos números para mostrar. Hoy el dólar volvió a entrar en la zona de no intervención, después de tres semanas debajo de la banda cambiaria. Con la divisa cotizando en baja, el Central encontró espacio para recomponer reservas –compró US$ 885 millones en lo que va del año para sostener la cotización- y al mismo tiempo redujo la tasa de referencia de la política monetaria, que cayó del 65% en el que estaba en la visita anterior del FMI a 46,24% en la última licitación del viernes pasado. Al Fondo le interesa el devenir de la tasa  y la actualización de la zona de no intervención para impedir que el dólar se atrase.

De no surgir objeciones a la evolución de las cuentas públicas y el cumplimiento del plan monetario, el organismo internacional desembolsará el mes próximo US$ 10.700 millones.

Fuente: www.clarin.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *