“Tinder de la cultura”: Francia da 500 euros a sus jóvenes para consumir cine, teatro, música y libros

“A veces bromeamos diciendo que es un Tinder de la cultura.

Las definición le pertenece a Éric Garandeau, el responsable del dispositivo que allana el extraordinario experimento que puso en marcha esta semana el gobierno francés: cada ciudadano que cumple 18 años tiene un crédito de 500 euros para destinar a consumos culturales.

Se trata de una promesa de campaña que había hecho el presidente Emmanuel Macron y entró en una prueba de medio año con 13.000 jóvenes.

El «pase cultural» se activa con una aplicación que creó el Estado y funciona en teléfonos y tabletas. Da acceso a una serie de servicios y actividades geolocalizadas según dónde esté el usuario.

«El pase de Macron permite comprar libros, DVD y entradas para cine, teatro y conciertos, además de inscribirse en talleres y cursos o suscribirse a las plataformas de streaming«, detalla el diario español El País.

El ministro de Cultura Franck Riester sostuvo que su «primera misión» es poner el arte al alcance «de todo el mundo»: si se avanza como está estipulado alrededor de 200.000 adolescentes se beneficiarán para fines de 2020, de acuerdo con un cálculo del periódico francés Le Monde.

La app estará abierta a cualquier ciudadano, pero sólo los que cumplen 18 tendrán el dinero acreditado.

«Es un nuevo servicio universal de cultura, quizá de tamaño parecido a la invención de la TV pública», comparó el funcionario Riester.

Según anota El País, «es la primera vez (desde la creación del Ministerio de Cultura en 1959 de la mano del escritor André Malraux) en que se prefiere subvencionar la demanda y no la oferta».

El presupuesto para los 6 meses de prueba ronda los 34 millones de euros y esperan que la iniciativa privada se sume reduciendo precios u ofreciendo algunos servicios de manera gratuita. Ya hay unos 900 socios no estatales.

Le Parisien estima que si se incluye a todos los jóvenes será necesaria una partida de 400 millones de euros por año, que el Gobierno busca solventar con fondos propios en un máximo del 80%.

Oficialmente se invitó a gigantes como Google, Apple y Netflix, pero ninguna de esas empresas hasta ahora aceptó.

De acuerdo con el texto del proyecto, el pase cultural «tiene la ambición» de construir un modelo destinado a «ampliar preferencias y gustos”, por lo tanto el algoritmo propondrá consumos distintos de los ya elegidos.

La iniciativa de Macron se inspira en los llamados «bonos culturales» que están vigentes en Italia desde 2016, con montos y destinatarios similares.

Fuente: www.clarin.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *