Las ocho claves del séptimo año de papado que comienza hoy Francisco

El sexto aniversario de pontificado de Francisco justo cayó este año durante el retiro espiritual de Cuaresma que suele hacer junto a los miembros de la curia romana lejos del Vaticano, en un convento de Ariccia, a 50 kilómetros de Roma. Esta cita se ha vuelto una marca registrada del primer papado latinoamericano y fue allí donde fue celebrado hoy su sexto aniversario en el trono de Pedro. En nombre de los demás asistentes, tomó la palabra para recordarlo el purpurado más anciano presente en los Ejercicios Espirituales, el cardenal italiano Giovanni Battista Re, prefecto emérito de la Congregación de los Obispos. Como en los años anteriores, al Vaticano llegaron mensajes de felicitaciones desde todo el mundo.

Más allá de esto ¿cuáles son las claves del séptimo año que comienza el Papa argentino?

1 Abusos. El escándalo de abusos sexuales de menores por parte del clero, que creó una de las peores crisis que atraviesa la Iglesia católica, es la gran asignatura pendiente. “Es el 11 de septiembre de la Iglesia católica”, graficó hace unos meses el arzobispo alemán, Georg Gänswein. Si bien el Papa convocó a los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo a una cumbre sin precedente, en febrero, demostrando su determinación a erradicar esta plaga con medias concretas en cada país, para que nunca más haya abusos o encubrimiento por parte de hombres de Iglesia, aún falta mucho para que la Iglesia pueda recuperar credibilidad. Siguen saliendo esqueletos del armario de muchos altos prelados, lo que pone en duda la voluntad de la alta jerarquía a seguir ese cambio de rumbo que pide el Papa. Justo esta madrugada, el cardenal australianoGeorge Pell, que fue superministro de Economía y consultor, fue condenado en primer grado a 6 años de cárcel, otro fuerte revés para el Vaticano. La semana pasada el cardenal francés, Philippe Barbarin, arzobispo de Lyon, fue condenado a 6 meses de prisión en suspenso por encubrir a un sacerdote culpable de abusos y adelantó que presentará su renuncia al Papa, otro severo golpe.

2 Reforma de la curia. Desde que fue electo, el Papa impulsó una reforma de la administración central de la Iglesia, para que haya más coordinación y comunicación entre los diversos dicasterios y una racionalización. La reforma debería estar lista este año con la constitución apostólica “Praedicate Evangelium” (Prediquen en el Evangelio) que reemplazará la constitución apostólica “Pastor Bonus” de Juan Pablo II. Más allá de la reforma de la estructura, el Papa siempre dejó en claro que para él lo importante es la reforma de la mentalidad y de los corazones de quienes forman la curia romana. Dentro del curia, entre otros nombramientos, se espera que el Papa designe el nuevo prefecto de la Secretaría de Economía, en reemplazo de Pell; y al nuevo prefecto del Pontificio Consejo para el diálogo Interreligioso, en lugar del cardenal Jean Luis Tauran, que murió el año pasado. Francisco también deberá asestar la Secretará de Comunicación, aún en transición: el directos de la Sala de Prensa, Alessandro Gisotti, todavía es “interino” y adolece de número dos.

3 Nuevos cardenales. Se espera que el Papa nombre entre 8 y 10 cardenales a fin de año, algo que hará que por primera vez, en un eventual cónclave, más de la mitad de los cardenales electores (menores de ochenta años) hayan sido designados por él. Francisco seguirá así revolucionando la geografía del cónclave que deberá elegir a su sucesor, con un colegio cardenalicio donde los europeos ya no son mayoría, como sucedía anteriormente y la Iglesia universal está más representadas por príncipes de la Iglesia de países de la periferia del mundo. Más allá del consistorio, se espera que Francisco reforme o recree el Consejo de Cardenales Asesores, que hasta ahora lo ayudaron en la reforma de la curia y el gobierno universal de la Iglesia. Nacido en 2013 con 8 miembros de todos los continente, de ahí el nombre de C8 (que pasó a ser C9 cuando se incorporó el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado), el año pasado pasó a ser C6 con la salida de tres purpurados. El cardenal chileno Francisco Errázuriz, salpicado por los escándalos de abusos en su país; del cardenal australiano George Pell, hallado culpable de abusos de menores en su país; y el cardenal africano Laurent Monsengwo Pasinya, de la República Democrática del Congo, que dejó por motivos de edad y salud. En el actual C6 ahora no hay ningún representante de África ni de Oceanía. Habrá que ver si el Papa nombra a alguien de esos continentes o reestructura este órgano consultivo.

4 Viajes. Aunque siempre dice que prefiere quedarse en casa, el 2019 será el año con más viajes de su pontificado. Con 27 viajes internacionales en 41 países en su haber, Francisco incluso está superando a Juan Pablo II, el papa “globe trotter” que hizo 104 viajes internacionales en casi 26 años. Al margen de haber viajado a Panamá para la Jornada Mundial de la Juventud en enero pasado y en febrero de haberse convertido en el primer Pontífice que pisa los Emiratos Árabes Unidos, cuna del Islam, este año le esperan más vuelos al exterior. A fines de mes, en otro viaje marcado por la necesidad de profundizar el diálogo interreligioso, irá Marruecos. En mayo, para profundizar el ecumenismo y estrechar lazos con las Iglesias ortodoxas irá a Bulgaria y Macedonia (del 5 al 7) y a Rumania (del 31 de mayo al 2 de junio). Aunque aún no han sido confirmado, se espera para septiembre otro viaje a África, continente que cautivó a Jorge Bergoglio, a Madagascar, Mozambique y Sudán del Sur. El broche de oro llegará a fin de año, cuando viajará a Japón, donde visitará probablemente las ciudades arrasadas por la bomba atómica.

5 China. Se ha especulado en los medios que, en ocasión de su próxima visita a Italia, del 21 al 24 de marzo próximo, el presidente chino, Xi Jinping, podría también visitar el Vaticano y reunirse con el papa Francisco. Aunque nadie ha confirmado esto y hay muchas dudas. Luego del acuerdo “provisional” sellado en septiembre pasado entre la Santa Sede y la República Popular de China para resolver el espinoso tema de la designación de obispos, un primer paso trascendental entre dos Estados que interrumpieron relaciones diplomáticas en 1951, este proceso de acercamiento sigue en veremos. No todos quedaron contentos con la firma de este acuerdo provisional, que dejó muchas cuestiones abiertas, entre ellas, la situación de los obispos de la llamada Iglesia “subterránea o clandestina”, que durante años fue perseguida por el régimen comunista. Esta debería volver a unirse con la Iglesia “patriótica” u oficial, que ha sido reconocida por el Vaticano con el acuerdo. Al momento hay dos obispos de la Iglesia subterránea en prisión. Pero también preocupa el hecho de que China no esté permitiendo que jóvenes menores de 18 años puedan ir a misa o tener educación religiosa.

6 Amazonia. En octubre próximo tendrá lugar en el Vaticano un sínodo especial, muy querido por el primer papa latinoamericano, dedicado a los “olvidados” indígenas de la selva amazónica, pulmón del planeta. El objetivo de esta convocatoria es identificar nuevos caminos para la evangelización de ese rincón del mundo poblado por indígenas -que visitó durante su viaje a Perú cuando visitó Puerto Maldonado, en la selva, en enero del año pasado- y, al mismo tiempo, para poner sobre el tapete la grave situación de la región amazónica, cada vez más explotada y bajo riesgo de los cambios climáticos. Se especula que en este sínodo pueda aprobarse la ordenación de “viri probati”, es decir, hombres casados de “probada virtud”, como una forma de combatir la falta de sacerdotes en lugares alejados y con pequeñas comunidades católicas. Se trata de un tema desde hace tiempo en discusión en el seno de la Iglesia católica. En la conferencia de prensa en el vuelo de regreso de Panamá, cuando el Papa reiteró su “no” al celibato opcional, dejó la puerta abierta a la posibilidad de los “viri probati”.

7 Resistencia. Desde que asumió, hace seis años, un sector ultra conservador (no mayoritario, pero ruidoso) se opone al Papa porque no digiere su visión de Iglesia abierta, atenta a los más pobres y a las periferias, su estilo y su impulso reformista. Pero el año pasado este sector dio un salto cualitativo, al encontrar para atacarlo un arma letal: el tema de los abusos sexuales de menores en el clero. Fiel reflejo de esto fue la explosiva carta que el exnuncio en Estados Unidos, Carlo Maria Viganó, sacó a la luz a fines de agosto pasado. En esta epístola, aunque también denunció a varios altos prelados de los pontificados anteriores, acusó al Papa de encubrir los abusos del cardenal estadounidese, Theodore McCarrick, arzobispo emérito de Washington, de 88 años. En verdad, McCarrick, figura de lo más influyente de la Iglesia nortermericana, que le hacía entrar montañas de dinero al Vaticano por donaciones y fundaciones, contó con una red de protección en el Vaticano durante los pontificados anteriores al de Francisco, cuando, al parecer, todo el mundo sabía de sus comportamientos inmorales con seminaristas. Francisco fue el primero que lo obligó a renunciar, en julio pasado, luego de que una investigación de la diócesis de Nueva York certificó sus abusos, y losexpulsó del sacerdocio hace un mes. No obstante, tal como prometió, el Vaticano -que en la última cumbre anti-abusos reconoció la importancia de la transparencia-, sigue debiendo una explicación sobre cómo y por qué McCarrick pudo llegar tan alto.

8 Argentina. El Papa recibirá a los obispos argentinos en abril y mayo próximo, que viajarán a Roma para su tradicional “visita ad límina”. Aunque se trata de una visita para intercambiar información entre las diversas diócesis y las oficinas de la Santa Sede, es probable que los obispos en esta ocasión vuelvan a plantearle al Papa una invitación para viajar a su madre patria, una asignatura pendiente. Imposible saber si Francisco, que hasta ahora consideró “no oportuno” viajar debido al clima político crispado, cambie de idea. Lo cierto es que, en vista de un año electoral, como ya había hecho en 2017 con las legislativas y consciente del uso y abuso que han hecho de él en el pasado en su tierra, no recibirá a políticos argentinos en el Vaticano.

Fuente: www.lanacion.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *