Ausencia de originalidad


El anuncio de Cristina Fernandez de Kirchner sobre la fórmula presidencial en la que ella ocupa el segundo lugar, como candidata a vicepresidencia, y es encabezada por Alberto Fernandez, desnuda una similitud a lo ocurrido en 1973 con Hector Cámpora, salvando las distancias y circunstancias. Pero en esencia denota lo mismo: que el poder y los atributos pueden estar en personas distintas, con las consecuencias que esto genera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *