La punta del iceberg


Las adicciones a las drogas ilegales son una pequeña parte de un problema social, económico y político mucho más extenso que se esconde debajo. El tema tiene varias dimensiones: el narcotráfico, las adicciones y la función del Estado frente a esto. Tenemos la sensación que sin la concurrencia de todos los actores que intervienen en la vida de la sociedad no se puede enfrentar a esa fuerza del mal, tan poderosa, que corrompe a las mismas estructuras democráticas y legales con la que cuenta un país, porque las mismas están representadas por personas infalibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *