Crece el temor a una recesión global por señales de debilidad de Alemania, EE.UU. y China

Las acciones europeas bajan hoy por una contracción de la economía alemana y por que la curva de rendimientos de los bonos en Estados Unidos se invirtió, lo que aumenta el miedo a una recesión a una recesión global.

La confianza de los inversores se debilita por las débiles cifras de crecimiento deAlemania y una desaceleración de la producción industrial en China, contrarrestando el optimismo de la jornada anterior luego de que Washington postergó la entrada en vigor de aranceles a algunos bienes importados desde China.

La brecha entre los rendimientos de los bonos estadounidenses a 2 y 10 años, una medida seguida como indicador de una posible recesión, fue negativa en 0,45 puntos básicos, una distancia que no se veía desde junio de 2007. La última vez que se invirtió la curva coincidió con la crisis de las hipotecas en Estados Unidos, que precedió a la recesión de 2008-2009.

En tanto, los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 30 años caían a un mínimo histórico de 2,068%.

«Lo revelador es que hay un efecto retrasado: tradicionalmente se observa un retraso de uno a dos años antes de una recesión. Podrían verlo el próximo año», dijo Neil Wilson, analista jefe de mercados de Markets.com. «Este hecho es una luz roja de advertencia para la economía de Estados Unidos», añadió, en referencia al rendimiento invertido de los bonos del Tesoro.

Alemania, la economía más grande de Europa, se contrajo un 0,1% en el segundo trimestre porque la guerra comercial y la débil demanda golpearon a los fabricantes alemanes, en medio de una presión creciente para que el gobierno de Angela Merkel aplique medidas de estímulo a través de reformas fiscales. El ministro de Economía, Peter Altmaier, dijo que es necesario actuar para evitar un segundo trimestre consecutivo de contracción, que llevaría al país a la recesión. «Podemos evitarlo si adoptamos las medidas correctas», afirmó al diario Bild.

La eurozona en su conjunto reportó que el PBI creció solo un 0,2% en los mismos tres meses.

El índice bursátil europeo STOXX 600 cae más de 1,8%. Los mercados en Londres, Fráncfort y París pierden entre 1,6% y 2%. Los futuros de Wall Street también apuntaban a una apertura bajista.

Las cifras alemanas, junto con datos que mostraron el crecimiento más lento de la producción industrial china en 17 años, avivaban el miedo a una recesión mundial.

«La guerra comercial y la disputa entre Estados Unidos y China ya han tenido un impacto, especialmente cuando se observa a países más sensibles al comercio mundial como Alemania e incluso Italia», dijo Christophe Barraud, economista jefe y estratega de Market Securities en París.

En este contexto, la economía alemana -la mayor de Europa y tradicionalmente dependiente de las exportaciones- se ha mostrado bastante vulnerable, en medio de señales de que se está desvaneciendo el impulso que recibió gracias a un periodo sostenido de aumento de la demanda a nivel local.

«El dato del PBI de hoy marca definitivamente el final de una década dorada para la economía alemana», advirtió Carsten Brzeski, analista de ING. «Los conflictos comerciales, la incertidumbre global y el atribulado sector automotor la han puesto finalmente de rodillas».

Fuente: www.lanacion.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *