País sin moneda


Los déficit fiscales frecuentes en la Argentina, sumados a una economía que no produce los dólares necesarios para crecer y pagar las deudas han empujado al país a sucesivas devaluaciones, generando una pérdida del valor a nuestra moneda, que después de cada episodio devaluatorio valía menos. Esto explica el motivo por el cual se le fueron sacando ceros a las distintas denominaciones. Los argentinos no contamos con la certeza que nuestra moneda no perderá nuevamente valor frente a monedas de otros países, con la consecuente pérdida de poder adquisitivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *