La Asamblea ciudadana declaró «desastre nacional» por los incendios en Bolivia y crecen las protestas contra Evo Morales

En una de sus asambleas más encendidas e intensas de los últimos tiempos, el Comité Cívico, que aglutina a decenas de organizaciones ciudadanas del departamento cruceño, autodeclaró la situación de «desastre nacional» que se niega hasta ahora a decretar el gobierno de Evo Morales, pese a que se han quemado más de 2 millones de hectáreas de bosques y pasturas.

Aunque solo el Estado tiene la facultad jurídica de declarar el «desastre», la llamada Asamblea de la Cruceñidad aprobó el martes en la noche la propuesta del presidente del Comité pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, de asumir esa medida y exponerla a nivel internacional, con el objetivo de conseguir ayuda externa para sofocar el fuego que se multiplica cada día, a pesar de la movilización de miles de funcionarios y de bomberos voluntarios y de las incursiones constantes de una gigantesca aeronave estadounidense conocida como Supertanker, un avión ruso y un enorme helicóptero de dos hélices para descargar miles de litros de agua.

«Si el Gobierno no obedece el voto, por qué nosotros no podemos hacer esta declaratoria ciudadana?», afirmó Camacho en una encendida Asamblea.

Las tensas deliberaciones en el Comité pro Santa Cruz, marcadas por inéditos incidentes, choques verbales y acusaciones enfocadas al gobierno de Evo Morales, al gobierno departamental de Santa Cruz, del dirigente del partido opositor Demócratas, de Rubén Costas, y a organizaciones que agrupan a los ganaderos, como Fegasacruz, y a los productores agropecuarios, como la CAO, tuvieron como otras de las resoluciones centrales la convocatoria a un Cabildo.

El presidente del Comité pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, espera que sea la ciudadanía la que decida las futuras acciones para enfrentar el desastre ambiental y para defender el resultado del referéndum del 21 de febrero de 2016, que impide la reforma constitucional para que Evo Morales busque una nueva reelección.

La fecha del Cabildo será definida este jueves 12 por el directorio cívico y se ha encargado que se realice lo antes posible, estimándose que ocurra en la antesala de las elecciones presidenciales del 20 de octubre. Otra de las decisiones es la suspensión de los actos oficiales de festejos del día de Santa Cruz, este 24 de septiembre. En solidaridad con la zona afectada por los incendios, la alcaldía de la ciudad de Cochabamba, que también celebra este 14 su día, dispuso la suspensión de algunos festejos.

Mientras los cívicos cruceños decidían el Cabildo, otros cinco comités confirmaban un paro indefinido desde el 10 de octubre para protestar contra la habilitación de las candidaturas del presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera.

El Comité pro Santa Cruz también ha decidido apoyar la anunciada décima marcha de los pueblos indígenas por la defensa de la tierra en los próximos días.

Abrogación de una ley y un decreto

Uno de los momentos más tensos que se vivió en la Asamblea fue por la exigencia de organizaciones ciudadanas ambientalistas y algunos representantes provinciales de la abrogación de la Ley 741 y la abrogación de un decreto que permiten desmontes y quemas controladas, señaladas como causas del desastre ambiental.

Al principio de las deliberaciones se propuso la revisión de la normativa, pero luego de algunos incidentes y de pronunciamientos se aprobó la exigencia de abrogación.

Varias de las intervenciones de los dirigentes de organizaciones ciudadanas apuntaron a protestar por los asentamientos descontrolados de colonos en tierras de la zona no aptas para la agricultura, lo que es señalado como una de las causas que provocaron la crisis ambiental.

Sectores campesinos supuestamente afines al Gobierno de Evo Morales han anunciado que en los próximos días cercarán o bloquearán a la capital cruceña en protesta contra la ley que declara pausa ambiental y prohíbe los asentamientos en la zona del desastre.

Mientras el fuego volvió a recrudecer desde el lunes pasado, por la proliferación de las quemas, la sequía y los fuertes vientos, el ministerio de Defensa calificó de «política» la demanda de declaratoria de desastre nacional.

El vicepresidente Álvaro García Linera reiteró que esa medida es innecesaria, ya que el Estado dispone de recursos suficientes para enfrentar los incendios. Afirmó que rige la situación de «emergencia» que libera financiamiento. Explicó que hay disponibles 11 millones de dólares, que pueden aumentar. «Se declara desastre cuando la capacidad del Estado fue rebasada. Este no es el caso. Además, la ayuda internacional ha llegado y a veces es lenta por los propios problemas que tienen los otros países», sostuvo, a tiempo de indicar que el avión Supertanker se queda por un mes.

Tanto el Gobierno como organizaciones y autoridades opositoras a Evo Morales aseguran que los incendios son provocados. La Policía investiga a algunos supuestos promotores del fuego.

El fin de semana pasado un bombero voluntario perdió la vida en la zona del incendio, debido a un infarto, lo que disparó más el malestar y el pesar ciudadano. La Gobernación de Santa Cruz declaró duelo departamental.

Demandas de federalismo

Al mismo tiempo en el que la mayoría de los representantes de instituciones demandaban la declaratoria de desastre nacional y la convocatoria a un Cabildo, en la Asamblea de la Cruceñidad se multiplicaron las voces a favor de instalar un régimen federal en Bolivia para profundizar la autonomía e impulsar la autodeterminación. La tardía reacción gubernamental ante los incendios es atribuido al centralismo, un tema por el que Santa Cruz siempre ha protestado.

Hace 13 años se realizó un Cabildo a favor de la autonomía, que reunió a un millón de personas. El que viene apunta a defender la tierra y los bosques, además de demandar el respeto al referéndum de 2016, que se opuso a la reforma constitucional para habilitar otra vez a Evo Morales a la reelección. El Comité pro Santa Cruz se ha propuesto superar en el que viene esa convocatoria.

En la Asamblea de la Cruceñidad de este martes también se escucharon estribillos que piden que Bolivia no se parezca ni a Cuba ni a Venezuela. «Esto no es Cuba, tampoco Venezuela. Esto es Bolivia y Bolivia se respeta», gritaron varios de los asistentes.

Fuente: www.infobae.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *