Prohibido progresar

Argentina es un país que se debe reconciliar con el progreso social. Para hacerlo debe adoptar otros paradigmas y valores diferentes a los que usualmente se practican en la clase política yen varios sectores de la vida nacional. El progreso y el desarrollo tienen condiciones culturales básicas como la eficiencia, la productividad, la educación de calidad, la formalidad, la equidad, la justicia, el respeto por las reglas, la inversión y la innovación. Argentina debe incorporar estos valores a los actos cotidianos, preferentemente las dirigencias de los distintos sectores que forman parte del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *