EDITORIAL

La Corrupción

23 junio, 2020

La Democracia termina con la corrupción o la corrupción termina con la Democracia. Sin dudas es un mal endémico, que acaba infectando todo el cuerpo social, porque los representados ven qué hacen sus representantes, y son estos los que deciden cuales son los valores vigentes en cada época. La solución para este problema fue pensado hace muchos siglos, es la Justicia. En la división de poderes está el secreto, porque los jueces con sus sentencias quitan los incentivos a los transgresores e infractores legales. Pero si los jueces están infectados con la corrupción entonces esta se transforma en una pandemia.