El joven desaparecido que lo encontraron muerto habría ingresado sólo a un predio en Yerba Buena

Tras dos días desaparecido, Oscar Rivero, de 27 años, fue hallado muerto. Yacía tendido en un desnivel, entre la caña tacuara y otros vegetales. Se trata de un descampado ubicado a la altura de avenida Perón al 1.900, en la localidad de Yerba Buena. La Policía llegó hasta ahí, luego de analizar las cámaras del seguridad de la zona que mostraban al joven ingresando solo por una calle lateral.

Ayer, sus allegados se habían reunido en un centro gastronómico de ese sector para colaborar con el operativo de búsqueda. El muchacho había sido captado por las filmaciones de ese establecimiento, a las 14.47 del sábado. A partir de ese video se comenzó a reconstruir su camino.

Alrededor de las 17, y en medio de un intenso rastrillaje por los sectores lindantes a la Perón, una de las vías de tránsito más importantes de la “Ciudad Jardín”, la búsqueda concluyó con un final trágico en el sector de los terrenos que rodean a un conocido supermercado. Se continúa investigando la causa de la muerte del joven.

Amigos de Rivero habían mostrado su preocupación horas antes del hallazgo. Su novia contó que en la mañana del sábado lo había visto por última vez y que después se había retirado para almorzar con sus padres en la casa paterna. Ese fue el último contacto que el joven tuvo con sus afectos.

Ese día, Rivero tenía una reunión con sus amigos en el barrio Telefónico, pero nunca llegó al lugar, según confirmó su novia. Al día siguiente se enteraron que había estacionado su auto frente a uno de los bares del patio gastronómico y que había salido caminando por avenida Perón, rumbo al oeste. El vehículo Volkswagen Gol Trend fue encontrado esa misma noche.

En el automóvil de Rivero se hallaron sus pertenencias. A través de uno de sus hermanos, que tenía una copia de la llave, los investigadores lograron abrir el vehículo, donde se encontró el celular del fallecido, documentación, dinero, prendas de vestir, un barbijo y una caja de 50 cartuchos, en los cuales sólo había 43.

El rastrillaje comenzó ayer en la mañana y estuvo a cargo del jefe de la Regional Norte, Raúl Villafañe. Participaron efectivos de Infantería, Caballería, Grupo CERO, Dirección de Investigaciones y de la comisaría de Yerba Buena, entre otros.

En horas de la siesta, los cercanos al joven le habían adelantado a LA GACETA que otra cámara de vigilancia lo había captado caminando sólo por la platabanda de la avenida, a la altura del campus de un colegio privado. 

Según fuentes oficiales, en el lugar del hallazgo también estaba un arma y la llave del vehículo, entre otros elementos.

Otro caso

Camila Flores apareció sana y salva en la tarde de ayer. La adolescente se presentó en la comisaría de Tafí Viejo junto con un joven de 27 años que la llevó hasta el lugar.

La menor de 14 años había sido vista por última vez el sábado en la noche en la plaza Mitre de esa ciudad. Ante las autoridades declaró que se encontraba bien y que desconocía que estaba siendo buscada por su familia.

Fuente: lagaceta.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *