Categorías
Noticias

La economía podría caer casi un 13% este año

La prolongación de la cuarentena, en un marco de indefinición en la renegociación de la deuda extrena, amplió el pesimismo de los analistas y consultores, que empeoraron significativamente sus proyecciones sobre la evolución que tendría la economía en el resto de 2020: la imaginan cayendo entre 12 y 13% y con una inflación que se instalará por encima del 4% mensual hacia el final del año.

Son los datos sobresalientes que dejó el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), la encuesta mensual más abarcativa de la plaza local realizada por el Banco Central (BCRA) entre el 26 y el 30 de junio contemplando los pronósticos de 41 participantes (27 consultoras y centros de investigación locales,12 bancos y dos analistas extranjeros).

La muestra deja a la vista que los consultados elevaron de un rango que iba del 9,4 al 9,5% a otro que va de 12 al 12,9% la contracción esperada de la actividad y ampliaron su estimación del déficit fiscal primario en otros casi $100.000 millones. Lo preveían en $1.647 billones hasta hace un mes y ahora lo proyectan en $1.746,0 billones.

La dimensión que alcanza la caída en la actividad , que estiman habría generado una baja del 16,5% en el Producto Bruto Interno (PBI) en el segundo trimestre con relación al primero, permitiría mantener aplacadas algunos meses más las presiones inflacionarias.

Y haría cerrar la tasa de inflación en el año entre un 37,2% (según los pronosticadores más fiables) y un 40,7% (promedio de la muestra).

«La expectativa de crecimiento para los restantes trimestres de 2020 sugiere que el efecto de la pandemia de coronavirus se percibe como transitorio», eligió valorar el BCRA.

Sin embargo, la relativa tranquilidad en relación al comportamiento de los precios sólo llegaría hasta agosto, ya que luego imaginan las mediciones de IPC en alza hasta ubicarse en una tasa mensual del 4% desde octubre y hasta fin de año, llegando al 4,2% en diciembre.

La aceleración de la inflación vendría de la mano del rebote de la actividad (imaginan una recuperación del 5,1 al 6,9% para el PBI en el tercer trimestre, que se mantendría entre 6,1 y 7,1% en el trimestre final) y del impacto que la sostenida emisión monetaria tendría, dado que imaginan que el tipo de cambio nominal promedio alcance $88 por dólar a fin de año, un precio $0,50 menor al que proyectaban en el REM previo.

Un efecto que se repite

Los encuestados realizaron estas proyecciones considerando que en junio la inflación habría sido del 2% (el dato oficial se conocerá el miércoles 15 de este mes).

Y como había sucedido en mayo, los encuestados volvieron a adecuar a la baja sus estimaciones de inflación para el corto plazo pero previeron un sendero mensual ascendente para el mediano.

Por caso redujeron sus previsiones para el IPC de julio (de 3 a 2,5%), agosto (de 3,3 al 3%) y septiembre (de 3,7 a 3,6%) en promedio, pero las mantuvieron en el 4% para octubre y elevaron del 3,9 al 4% para noviembre a la vex que pronosticaron una tasa del 4,2% de nivel generalde inflación para diciembre.

El corrimiento tiene, a su vez, impacto sobre sus proyecciones de inflación para los años subsiguientes. Por esta razón subieron del 41,1 al 44,6% interanual su proyección sobre la evolución que el IPC general tendrá el año que viene y del 34,7 al 35,1% la que esperan para el 2022. A su vez la previsión de inflación de los analistas para los próximos 12 meses también se incrementó al pasar del 51 al 52,5% interanual.

En relación a la tasa de interés, el pronóstico es que la tasa de plazos fijos mayoristas (hoy anclada en el 30% anual) se comenzará a mover muy lentamente al alza cuando se iincremente la presión inflacionaria alcanzando un promedio de 30,8% hacia fin de año.

Fuente: lanacion.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *