Categorías
Noticias

Los problemas en la piel por el uso de barbijo con el frío

El uso del tapabocas, tan necesario (y obligatorio) en este contexto para prevenir el contagio de coronavirus, puede irritar la piel del rostro. Y el frío suele agravar los cuadros, según las especialistas consultadas por Clarín. Para evitar la dermatitis hay que cuidar la piel con una buena hidratación, elegir telas livianas y cambiar el barbijo cuando se humedezca.

“Se producen múltiples afecciones faciales por el uso de tapabocas y tapanariz, sobre todo, en pieles sensibles”, señala Laura Szafirstein, médica dermatóloga y miembro de Sociedad Argentina de Dermatología. Y asegura que “en invierno y con el frío aumentan las complicaciones sobre los estados alérgicos y la dermatitis por contacto”.

“Se observa dermatitis peribucal y, a veces, también en la región nasal. Se expresa como un severo enrojecimiento y, en ocasiones, viene acompañado de la descamación de la piel, que puede empeorar si no se sigue el tratamiento médico adecuado”, remarca Szafirstein.

Dice que hay un error muy frecuente y tiene que ver con la utilización de algunas telas que pueden irritar y derivan en la dermatitis por contacto. «Esto pasa cuando los barbijos son muy gruesos, de doble tela o de lycra«y lastiman como consecuencia del roce constante.

Esto quiere decir que, más allá de observar el diseño del barbijo, si nos gusta o no y si tiene el tamaño necesario para cumplir las normas de protección del Covid-19, hay que analizar si está hecho con materiales que no dañen la piel. ​

Otro punto a tener en cuenta es el tiempo de uso y el tipo de piel. “El calor en la zona de la boca, que provoca la utilización del barbijo, modifica el pH de la piel y genera lesiones en las personas predispuestas”, suma Szafirstein.

De ahí la importancia de incluir estas variantes: no es lo mismo si la persona lo necesita para salir un rato a hacer las compras que para trabajar en un comercio o andar por la calle todo el día. En caso de pieles sensibles hay que incrementar los cuidados.

Recomienda utilizar telas amigables y livianas, a base de algodón. Y cambiar el tapabocas cuando se sienta húmedo.

También advierte que hay mucha gente que reemplaza el tapabocas por la bufanda cuando “la lana o el sintético provocan lesiones”.

Florencia Paniego, dermatóloga, alergista e inmunóloga, coincide en que con el frío se seca más la piel y se incrementan las posibilidades de tener dermatitis.

Además, cuenta que el uso de barbijos no sólo puede derivar en irritación o picazón, según el tipo de afección que se presente, sino que también genera acné. “Esto se debe a que el tapabocas produce una obstrucción de la secreción sebácea. Se da por compresión. Es parecido a lo que ocurre con los que usan flequillo”, explica.

Para prevenir cualquiera de estos cuadros, Paniego aconseja no usar maquillaje en esa zona del rostro y limpiar la piel con espuma o agua micelar. “Nunca con jabón porque altera el pH de la piel y genera mayor irritación”, resalta.

A su vez, es clave hidratar la cara con alguna emulsión suave. Su elección dependerá del tipo de piel y debe recomendarla un dermatólogo.

Según Paniego, el tapabocas tiene que ser de algodón (100%) y anatómico. «La idea es que se pueda colocar un papel tisú en el medio y reemplazarlo cada dos o tres horas. La intención con ésto es que el barbijo se mantenga seco”, agrega.

Fuente: clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *