Categorías
Noticias

Solemne Tedeum. El Arzobispo le pidió lo imposible

En el Solemne Tedeum con motivo de celebrarse hoy el 204 aniversario de la Independencia Argentina, el Arzobispo de Tucumán, Carlos Sánchez le pidió a los gobernantes el sacrificio, la responsabilidad y la austeridad que practicó Manuel Belgrano.

Frente a un gobernador millonario el Arzobispo recordó las virtudes de Belgrano, poniendo el acento en la austeridad, algo que Manzur debe considerar una tontería practicada por los que hicieron posible la existencia de la patria.

También se recordó la virtudes de los hombres y mujeres de la Independencia, sus buenos propósitos, su elevado patriotismo y coraje para arriesgar sus vidas por la existencia de una nación.

En una tierra tucumana marcada por el permanente crecimiento de la pobreza y la profundización de la fractura social, que vuelve cada vez más difícil la convivencia civilizada, Monseñor Carlos Sánchez, pidió que hagamos todo lo necesario para vivir en paz y justicia, para lograr un encuentro fraterno entre los conciudadanos.

En una provincia donde el interés personal de los gobernantes de las últimas décadas ha llegado al extremo que terminaron sus gestiones con un patrimonio multiplicado varias veces, al Arzobispo pidió trabajar por el «bienestar de todos».

En otro tramo de la Homilía Carlos Sánchez afirmó que hay que «erradicar el clientelismo, porque un pueblo culto nunca puede ser esclavizado». Recordó la necesidad que ningún ciudadano sea excluido ni se sienta que sobra.

En otro momento preguntó si «somo capaces de asumir, como los congresales de 1816, el compromiso de sostener la Independencia de la Patria hasta con la vida, haberes y fama»?. Fue un momento muy especial de la Homilía, ya que luego pidió no buscar la gloria personal y encarnar los valores éticos-morales de nuestros padres de la Patria.

Ante semejante enumeración de valores que expuso en la Homilía había un gobernador, Juan Manzur, que se mostró imperturbable y casi aburrido al escuchar a la máxima autoridad de la Iglesia pedir una vida virtuosa.

De Nuestra Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *