Categorías
Noticias

Por qué en Argentina los autos se manejan por la derecha y en otros países por la izquierda

Nuestro día a día como personas que vivimos en sociedad está repleto de convencionalismos, es decir, acciones que llevamos a cabo porque en un momento determinado de la historia se acordó que así fuera.

Algunas de estas situaciones dan lugar a controversias de forma recurrente y generan dificultades para entender por qué en algunos lugares se realizan ciertas actividades de forma totalmente contraria a otros.

No hay duda de que el lado por el que se conduce en cada país es el inicio de uno de esos debates, pues en las zonas en que se realiza por la derecha se tiende a pensar que de esa forma es mucho más práctico y seguro que en las que se circula por la izquierda, y viceversa.

Pero, ¿dónde está el origen de que se escogiera un lado o el otro?

Existen diversas teorías al respecto, pero vamos a repasar las más extendidas.

Los indicios más antiguos por los que se justifica la conducción por la izquierda se remontan a la época romana, cuando los soldados de su imperio comenzaron a desplazarse por ese lado durante sus trayectos. Esa decisión se mantuvo durante siglos en buena parte de sus territorios.

Pero más que por la voluntad de un imperio, los inicios de circular por la izquierda están más ligados a los traslados a caballo de sus soldados, que en su mayoría portaban espada.

Dado que la mayor parte de las personas siempre han sido diestras, era más sencillo montar al animal por la izquierda y tomar las riendas con esa mano. De esta forma, la mano derecha quedaba libre para emplear rápidamente la espada en caso de que fuera necesario defenderse durante el viaje.

Además, el hecho de subir y bajar del caballo por la izquierda se consideraba más seguro, ya que el jinete realizaba ambas operaciones desde el borde del camino y no desde el centro, donde podía ser golpeado por otros caballos.

Con la llegada de los carruajes, se continuó esta tradición, porque las riendas también se agarraban con la mano izquierda y el látigo, con la derecha. Al circular por la izquierda, se evitaba además herir involuntariamente a los peatones con el látigo.

El hábito se mantuvo especialmente en Gran Bretaña, que lo exportó progresivamente a sus múltiples colonias a lo largo y ancho del mundo.

Eso llevó a que muchos territorios cercanos a esas antiguas colonias británicas se sumaran a este convencionalismo y adoptaran la conducción por la izquierda, que han mantenido hasta nuestros días.

No obstante, al principio del siglo XX, con la independencia de muchas de esas colonias, una parte decidió cambiar de lado para romper con el Imperio Británico.

Si la expansión de la conducción por la izquierda tiene sus orígenes en el Imperio Romano, la difusión de la circulación por la derecha los tiene en otro imperio.

Y es que Napoleón Bonaparte y su imperio fueron los principales padrinos de este cambio, principalmente como símbolo y muestra de su poder.

Fue así como se estableció esta práctica en la mayor parte de los territorios sobre los que ejerció su dominio o su influencia, que abarcaban buena parte del continente europeo.

¿Cómo fueron los cambios en Argentina?

En 1872 una ordenanza municipal de los que hoy es la Ciudad Autónoma de Buenos Aires obligó a los carruajes a transitar por la mano derecha.

Sin embargo, el gran avance de los trenes sobre el territorio nacional (con sentido de circulación sobre la vía izquierda) originó el cambio de mano a la inglesa, proyectado en 1889.

Pero el el 10 de junio de 1945 se estableció el cambió definitivo del sentido de circulación en la Argentina tal cual lo utilizamos en la actualidad.

Esta modificación fue establecida hace 75 años durante la presidencia de Edelmiro Farrell y tenía dos objetivos.

El primero era reducir la cantidad de siniestros viales, producto del incremento de automóviles procedentes de los Estados Unidos que se fue dando desde la década del ’20 y que venían con el puesto de conducción en el lado izquierdo del vehículo.

El segundo objetivo fue alinearse con el resto de los 20 estados americanos, ya que en aquel entonces Argentina y Uruguay eran los únicos dos países por los que se transitaba por la mano izquierda.

Sin embargo, la inminente inauguración del Puente Internacional que une Argentina con Brasil, por las ciudades de Paso de los Libres (Corrientes) y Uruguayana (Rio Grande do Sur), prevista para el 12 de octubre de 1945, fue la que aceleró cuatro meses la resolución

De no ejecutarse, el tránsito debería haber cambiado su sentido a cada extremo del puente, complicando la circulación vehicular.

Para que todo esto fuera posible hubo dos patas fundamentales: el viaje a los Estados Unidos del ingeniero argentino Nicanor Alurralde, para estudiar las condiciones y la señalización, y la campaña para el cambio que inició el Automóvil Club Argentino, cuya propuesta fue elevada el 5 de octubre de 1944 (Día del Camino).

El Reglamento de Ordenamiento Urbano dispuso la nueva medida el 2 de septiembre de 1945, prohibiéndose para las primeras semanas una velocidad mayor a 30 km/h en las ciudades, 40 km/h en las áreas suburbanas y de 50 km/h en rutas.

En la actualidad, todos los 10 de junio se celebra el Día de la Seguridad Vial en conmemoración al cambio de sentido de marcha.

Fuente: La Vanguardia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *