Categorías
Noticias

Tortura, contagios de sarna y de tuberculosis, hacinamiento y malos tratos: la realidad en las cárceles tucumanas

Hacinamiento, casos de tortura y hasta contagios de tuberculosis y de sarna entre las personas detenidas. Esos fueron los resultados del informe sobre la situación de los lugares de detención de la provincia por el Comité Nacional para la Prevención de la Tortura (CNPT). El organismo hizo este trabajo después de haber recorrido las instalaciones del penal de Villa Urquiza, la Cárcel de Mujeres y algunas de las dependencias policiales de la capital.

El trabajo de campo, según confiaron fuentes del comité, se realizó en la primera semana de diciembre de 2019. La situación de la crisis carcelaria, sin embargo, se agravó considerablemente en estos siete meses. El informe se realizó cuando la población de detenidos era alrededor de 2.000 personas. En la actualidad, superan holgadamente los 2.400.

En el informe no sólo se detallaron los graves problemas edilicios, el estado de hacinamiento, sino que se reportaron casos de torturas y malos tratos comprobados personalmente. También denunciaron falencias sanitarias y alimentarias. En materia de salud, informaron que existen casos de tuberculosis en el penal de Villa Urquiza y de sarna en al menos una dependencia policial.

Juan Manuel Irrazábal, presidente del organismo, le informó a la presidenta de la Corte Suprema de Justicia de la provincia, Claudia Sbdar, el 4 de junio que se había aprobado el “Informe preliminar sobre inspecciones a unidades penitenciarias y dependencias policiales en la Provincia de Tucumán” para que, tal como indican las normas, realizaran observaciones.

El máximo tribunal, según confiaron las fuentes consultadas, en la misma acordada en la que pidieron a los jueces que brinden un informe sobre la cantidad de presos que liberaron por la pandemia, se les solicitó que también analizaran el documento emitido por el CNPT, pero hasta el momento no les fueron remitidas las copias. Tampoco se informó oficialmente si la Corte, con el informe, pidió que se abriera una investigación penal por los casos de torturas que fueron detectados en el penal de Villa Urquiza. Tampoco lo hicieron los inspectores de la CNPT.

Los poderes del Estado tienen un plazo para realizar impugnaciones. Luego, el CNPT analiza los planteos y, por último, elabora un documento que es remitido al Poder Ejecutivo Nacional.

Fuente: lagaceta.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *