Categorías
Noticias

Muerte del párroco de San Martín de Porres: ¿fue un crimen por venganza?

A la pregunta de quién fue el autor del crimen del padre Oscar Juárez, se sumó otra, la de por qué lo mataron. La hipótesis de que fue un homicidio en ocasión de robo va perdiendo fuerza con el correr de las horas. La Justicia, en una nueva inspección en el lugar del hecho, sumó indicios que debilitan esa teoría. Estos son algunos de los puntos clave de la pesquisa:

1- Sin botín
Los supuestos ladrones no se llevaron ningún objeto de valor de la casa parroquial. Sólo habrían desaparecido menos de $1.000 que supuestamente tenía en su billetera. Además, debajo del cuerpo, se encontraron otros $300.

En la vivienda había varios electrodomésticos, pero no se llevaron ninguno. Tampoco se alzaron con la pistola y el revólver que tenía el sacerdote guardados en el ropero de su habitación. Para una persona que comete este tipo de delito, un arma de fuego se transforma en un elemento muy requerido.

2- La saña
La violencia con la que fue ultimado el sacerdote es otro de los puntos que se está investigando. La fiscala Adriana Giannoni, que dirige la investigación, recibió un informe parcial de la autopsia. Se confirmó que el sacerdote fue asesinado de 15 puñaladas y no de 14, como se había pensado en un primer momento.

Según los informes, Juárez habría recibido primero cinco puñaladas en la espalda, luego en diferentes partes del cuerpo y la herida mortal la recibió en el pecho, a la altura del corazón.

El cuchillo utilizado, que hasta el momento no fue encontrado por los investigadores, sería uno de tipo puñal de regulares dimensiones.

Para los investigadores esto podría ser un signo de un crimen por venganza, pero no se pudo establecer el porqué de esa situación. Otro importante dato que surgió en las últimas horas es que podría haber sido una sola persona la autora del homicidio y que probablemente lo había estado esperando en la casa parroquial.

Como las primeras puñaladas las recibió en la espalda, no se descarta que el asesino haya ingresado con el consentimiento del cura y lo atacó a los pocos metros, cuando estaba seguro de que nadie lo vería.

3- Investigaciones
Personal de la división Homicidios, al mando de los comisarios Jorge Dib, Diego Bernachi y Juana Estequiño, y los del Equipo Científico de Investigación Fiscal, coordinado por Marcelo Salla, durante todo el día de ayer se abocaron a indagar sobre algunos aspectos de la vida privada de Juárez. Y hasta el cierre de esta edición no encontraron ningún indicio que los lleve a identificar a una persona que haya tenido motivos para asesinarlo.

Tampoco tuvieron éxito buscando en las dependencias policiales alguna denuncia que haya realizado Juárez en los últimos tiempos. Esa pista surgió luego de que varios feligreses declararan en distintos medios que el cura ayudaba a las personas que habían provocado algún daño o un robo en la parroquia. También analizarán la actividad pastoral que llevaba adelante el párroco de San Martín de Porres. Entre otras actividades, colaboraba con los comedores y atendía a jóvenes que tenían severos problemas de adicción.

4- Sin pruebas
Los pesquisas ya cuentan con las imágenes tomadas por las cámaras de seguridad de particulares, ya que la provincia no cuenta con esos instrumentos en la vía pública. “Parece mentira que ello suceda. Un templo religioso tiene mucho movimiento y esa una zona en la que pueden actuar los delincuentes. Y no hay cámara”, protestó María Laura de Fernández.

La fiscala Giannoni le informó a LA GACETA que cuentan con imágenes suficientes de los alrededores del templo. “Están siendo analizadas por un equipo especializado en la materia”, explicó.
Una fuente judicial confirmó que analizan el movimiento de un joven que habría estado en la zona en el horario en el que se produjo el crimen, pero todavía no terminaron de identificarlo y no descartan que haya sido un vecino, por lo que seguirán analizando este indicio que surgió anoche a última hora.

5- Polémicas custodias
“Siempre nos quejamos de que en el barrio no hay policías para vigilar las calles, pese a que en el vecindario viven dos funcionarios del gobierno”, explicó María Laura Herrera. La joven se refirió a los casos del ministro de Economía Eduardo Garvich y a su par de Seguridad, Claudio Maley.

“Garvich vive a una cuadra y su custodio está sentado en el interior de la vivienda. En lo de Maley, en cambio, se estaciona un móvil del 911. Tampoco sirvió de mucho porque ahí asaltaron a una familia hace poco”, agregó la vecina.

4524752: un teléfono para aportar datos
La Fiscalía de Homicidios I que conduce Adriana Giannoni habilitó una línea para que llamen las personas que puedan aportar datos que ayuden al esclarecimiento de la muerte de padre Oscar Juárez. “Se garantizará la reserva de la identidad y se otorgarán medidas de seguridad si llegaran a solicitarlas”, señaló la investigadora en una entrevista con LA GACETA. Los interesados pueden comunicarse al teléfono 4524752 desde las 7 de la mañana.

Los puntos clave
1- El padre Oscar Juárez cenó en la casa de la secretaria de la parroquia el martes y se fue cerca de las 23.30. De allí se fue a su casa.
2- El miércoles, pasadas las 9, la empleada descubrió su cuerpo en el suelo de la habitación que ocupaba en la casa parroquial.
3- La autopsia reveló que el párroco de San Martín de Porres fue ultimado de 15 puñaladas. La última la recibió en el pecho.
4- La teoría de que fue un homicidio en ocasión de robo fue perdiendo fuerza con el correr de las horas. Investigan nuevos indicios.
5- Luego de hacer varias inspecciones en el lugar del crimen, los pesquisas comprobaron que los asesinos no sustrajeron nada.
6- La saña con la que ultimaron al sacerdote es otro de los enigmas del caso. No se descarta que haya sido un crimen por venganza.

Fuente: lagaceta.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *