Categorías
Noticias

Un acusado dijo que a Fabián Gutiérrez le querían robar «dinero de la corrupción»

Facundo Zaeta, el principal sospechoso del crimen de Fabián Gutiérrez culpó a su amigo Facundo Gómez del asesinato, ratificó que el «móvil económico» fue la motivación que llevó a a matar al ex secretario de Cristina y Néstor Kirchner y aseguró que se habían contactado para mantener relaciones sexuales.

«Me dijo que le gustaban los jovencitos, chicos de mi edad o menos», declaró Zaeta en un escrito que presentó ante el juez Carlos Narvarte que investiga el caso.

Según contó, Gómez le pedía que le enviara a Gutiérrez fotos de índole sexual para poder seducirlo y lograr meterse en su intimidad para robarle «dinero de la corrupción».

Gutiérrez, que no tenía patrimonio cuando asumió como secretario presidencial, se fue del Gobierno con más de 30 propiedades entre Santa Cruz y Buenos Aires y más de 30 autos, muchos de lujo como un Porsche. Acumulaba dos expedientes por supuesto enriquecimiento ilícito. 

Es la primera vez que Zaeta, de 19 años, declara en indagatoria. Antes, lo había hecho como testigo, pero ante la Policía. Allí había dicho que tenía una relación con «derecho a roce» con Gutiérrez.

Tras presentar el escrito, Zaeta se limitó declarar verbalmente el lugar en el que arrojaron una piedra con la que Gómez habría golpeado en la cabeza a Gutiérrez «hasta reventársela», según describió

El miércoles por la noche arrancó la indagatoria de Zaeta. Además de culpar a Gómez, también detenido por el crimen, el joven dijo que con Gutiérrez se habían conocido unos 4 meses antes, porque el hombre lo contacto por Whatsapp con fines sexuales.

“Me manifestó que le gustaban los jovencitos, chicos de mi edad o menos”, declaró, según consta en el escrito que presentó.

De acuerdo a lo publicado por el sitio Señal Calafate, Zaeta dijo que le siguió la corriente pasando a diálogos de Telegram.

“Así nos empezamos a conocer telefónicamente, por nuestras inclinaciones y gustos sexuales”, contó.

También señaló un lugar en la zona de Punta Soberana, que ya había sido rastrillado, en el que estaba la piedra con la que habrían golpeado en la cabeza a Gutiérrez para asesinarlo.

El miércoles por la noche, los investigadores la detectaron junto a una copa negra que era del ex secretario. La piedra tenía manchas rojas que serían de sangre y ya es analizada por los peritos.

De Facundo Gómez sostuvo que fue el artífice de un plan para robarle dinero a Gutiérrez.

“Me dijo que tenía que juntarme con Fabián Gutiérrez, seducirlo para concertar un encuentro sexual, luego reducirlo, y taparle los ojos para robarle. Me dijo que si lo hacía iba a ser una persona muy rica y que nadie en El Calafate me iba a hacer nada, porque Gutiérrez siempre andaba con mucha plata y tenía en su casa millones de dólares. Que si no llegaba a ayudarlo en este negocio, me podía traer problemas.«, aseveró Zaeta.

Su descargó  continuó: «Me dijo que en ese encuentro solo nos íbamos a quedar con el dinero, dijo que nadie iba a salir lastimado, que iba a llegar a la casa, le hacia unas preguntas a Gutiérrez, y se iría con el dinero en negro que tenía Gutiérrez de la corrupción”.

El defendido del abogado Carlos Muriete presentó una historia en la que se ubica como un engañado por Facundo Gómez, poniéndolo a este último en un lugar de “peso pesado” de la ciudad y como quien ideó todo el plan.

Zaeta también dijo que Gómez le aseguró que no pasaría nada con el robo, ya que Fabián Gutiérrez no podía ni denunciar el hecho porque la plata que tenía era de la corrupción, y que además tenía gente que lo cuidaría.

En otro momento de las declaraciones Facundo Zaeta agregó que días después aceptó el plan propuesto por Gómez. “Entonces por dos meses continúe todo un plan de seducción a Gutiérrez, enviando fotos de alto contenido sexual y todo tipo de comentarios para lograr su atención, mostrando mi juventud», contó.

«Las fotos, videos y comentarios se realizaban en presencia de Gómez, quien me decía que tenía que decirle”, agregó.

Zaeta dijo que fue Gómez quien convocó a Pedro Monzón, el detenido que hasta ahora viene aportando datos de la ubicación del cuerpo y de elementos. Monzón sostuvo que no participó del crimen, porque era amigo de confianza, y por su condición física, ya que es robusto y practica judo.

Zaeta dijo que Gutiérrez lo pasó a buscar y que al llegar a la casa, inmediatamente “le pegue dos golpes en la mandíbula porque practico boxeo, y lo desmaye, golpeándose la cabeza cuando cae al piso por lo que comenzó a sangrar”.

“Lo quise atar con precintos, pero se rompían, así que opte por hacerlo con unas sogas con las manos en la espalda y comencé con una venda, que yo había llevado, a cubrirle los ojos, para que no vea nada, porque Facundo Gómez me había pedido que, a él, no lo tenía que ver”, explicó.

Al tenerlo reducido Zaeta dijo que llamó a Gómez y Monzón que esperaban afuera, y que a ese momento ya tenía 90.000 pesos de Gutiérrez.

Zaeta dijo que en algún momento quiso irse, pero que Gómez le pidió quedarse y seguir con lo que supuestamente era un robo.

Mientras Gómez y Zaeta buscaban plata en las habitaciones, Gutiérrez logró escaparse de Monzón y se encerró en el baño.

En la declaración, Zaeta dijo que “Facundo Gómez tira la puerta abajo y Gutiérrez cae al piso, logrando abrir la puerta, Monzón y Gómez lo golpearon varias veces en el cuerpo y lo redujeron nuevamente. Gómez me pide que siga buscando arriba, que revise todo».

«Cuando me voy a la parte alta a buscar el dinero, veo a Facundo Gómez que trae una piedra del patio de atrás de la casa, y se la da en la cabeza varias veces a Gutiérrez (una piedra de grandes dimensiones), casi hasta reventarle la cabeza, no tranquilo con eso, agarró la soga y se la pasa alrededor del cuello, ahorcándolo”.

“Me asuste. Me asuste muchísimo. Mi único fin era sacarle el dinero, no dejarlo sin vida a Gutiérrez”, afirmó Zaeta en su escrito.

A la declaración de Zaeta le faltan muchos detalles. Su defensa parte de una estrategia que incluyó el escrito para evitar que el fiscal, la querella y juez le hicieran preguntas.

Zaeta dijo que Gómez fue quien comandó todo, incluso que fue quién dio las órdenes para el traslado del cuerpo hasta la cabaña de la calle Cañadón Seco.

El joven que intercambiaba mensajes con Gutiérrez es el principal sospechoso por elementos encontrados en su vivienda, y por las declaraciones que hizo Pedro Monzón. Ahora, Zaeta dijo que fue acusado porque Monzón le tenía miedo a Gómez. 

Más detalles del crimen

Zaeta dijo de Facundo Gómez que le comentó que en sus negocios de compraventa ya se había asociado con una persona muy importante que no podía nombrar, el cual le había dado el dinero para la venta grande en su agencia de autos.

Agregó que “se comenta en el pueblo” que las camionetas RAM que se venden en la agencia de la familia de Gómez serían de Gutiérrez. Que Gómez es una persona que siempre admiró porque a tan corta edad tenía su casa, autos, moto, y mucho efectivo. Que nunca salía con menos de 5.000 pesos en la billetera, y que mostraba los regalos caros que le hacía a su novia.

También lo nombró como quien se encargaba del tráfico de drogas en El Calafate, y que ese era el fin del alquiler de la cabaña, en cuyo patio fue encontrado el cuerpo.

“Se manejaba con personas pesadas, donde la casa era el centro de reunión de venta de drogas”, dijo Zaeta.

Informe Nicolás Revello, desde Santa Cruz. Fuente: clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *