Categorías
Noticias

Martín Lousteau: «El impacto de esta crisis todavía está subestimado»


CORDOBA.- Martín Lousteau pintó un panorama desolador para la pospandemia y enfatizó que desde lo político se requiere un diálogo para «reimaginar el Estado que no es imponer una mayoría». El riesgo -entiende- es que se profundice la polarización. Respecto a si el Gobierno es consciente de la magnitud de la crisis, afirmó que «en general el impacto todavía está subestimado» y lo adjudicó a que hay temas «encuarentenados, contenidos por colchones que no son eternos» (como tarifas congeladas o pagos de créditos congelados). También descartó que se pueda homologar la salida de la actual situación con la de 2001/02.

Sostuvo que el funcionamiento del Estado es lo que «básicamente» hay que discutir. «Puede que la pandemia sea una oportunidad para replantear lo que estamos haciendo con el Estado, que lo veníamos haciendo desde antes». «La pandemia nos dejará con un Estado con más injerencia, con más peso y a la vez con más herramientas para acomodarse en el buen sentido. Por eso hay que profundizar en el diagnóstico, se requiere de acción colectiva política», definió en una presentación organizada por la Bolsa de Comercio de Córdoba.

El exministro de Economía y actual senador nacional por Juntos por el Cambio calculó que el PBI caerá 15% este año con lo cual para recuperar el ingreso per cápita de 2019 haría falta un «rebote muy fuerte por tres años», lo que excede un mandato presidencial.

La pobreza podría rondar a uno de cada dos argentinos y el desempleo orillar el 20%, el déficit cerca del 8% y la relación deuda con PBI («incluso con una buena reestructuración») sería el equivalente a un Producto. El ingreso per cápita sería similar a fin de año al de ’98 y al de ’74, pero «peor redistribuido».

«Esta es la magnitud del problema que abordamos -agregó-, con consecuencias políticas complejas. Ya estamos frente a una polarización y frente a esa situación puede haber una inclinación al diálogo o a polarizar más entrando a una incertidumbre política más difícil de predecir».

«Hay un Estado que no tiene más herramientas que la emisión para hacer frente a las necesidades de salud y de respuesta económica e incluso la emisión tiene limitaciones por nuestra propia historia», señaló y rescató que la contención a los sectores más vulnerables fue más rápida y mejor que en países vecinos pero que, una vez más, la clase media quedó rezagada.

«Esa clase media será la que experimente una caída en la pobreza -añadió Lousteau-. Siente que el Estado no le llega, no conoce los canales a los que recurrir o no quiere. Depende de un entramado productivo que es más difícil de reconstruir que el autoempleo».

Respecto de la reestructuración de la deuda, dijo que la propuesta económica -que apoya– ya «es suficiente para todas las partes», pero que, además de la sustentabilidad, la prioridad debe ser conseguir financiamiento el día después, en especial para el sector privado.

Lousteau subrayó que en los últimos 50 años la Argentina es uno de los dos países del mundo que menos creció, en promedio la mitad que el resto. «No sólo crecimos poco, sino que se deterioró la distribución del ingreso. Antes de la pandemia teníamos entre seis y siete veces más pobreza que en el ’74 y el doble de la desigualdad -dijo-. Esta realidad nos tiene que llevar al diálogo».

Por la pandemia del coronavirus, el 93% de los países del mundo estará en recesión, más que en la segunda posguerra mundial. En ese contexto, reiteró que la Argentina debía «pensar el día después» desde el arranque porque tiene «pocas herramientas» para aplicar y así evitar los efectos «permanentes» de la crisis. «Ahora hay que pensar no sólo la contención, sino el mañana».

Indicó que los países por los que pasó el virus antes de llegar a la Argentina tenían estados más ordenados, con herramientas más sofisticadas y con sociedades más colectivistas (incluso por formas de gobierno no democráticas) y cuando el Covid-19 arribó al país no se tomó en cuenta la heterogeneidad geográfica y de densidad poblacional. «No significa minimizar el riesgo sanitario, pero sí ver que hubo lugares que hicieron cien días de cuarentena sin tener un caso», ejemplificó.Por: Gabriela Origlia

www.lanacion.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *