Categorías
Noticias

Adiós al acuerdo: los tres principales grupos de bonistas enviaron una contrapropuesta conjunta

En un nuevo capítulo en la renegociación de la deuda pública, los tres principales grupos de bonistas anunciaron ayer que enviaron una propuesta conjunta al Gobierno argentino que “representa importantes concesiones económicas y legales de los tres grupos, incluido que los nuevos bonos emitidos en el intercambio de los títulos globales existentes se regirán por una versión modificada del contrato de 2016”. Además confirmaron su rechazo a la última oferta presentada por el ministro Martín Guzmán, pese a que en esa presentación se habían acercado más a las pretensiones de los acreedores.

Luego de difundido el comunicado, el presidente Alberto Fernández sostuvo va a seguir dialogando, pero teniendo en cuenta que la oferta última que se presentó se hizo con «gran esfuerzo» y que era no se la podía mejorar.

«Es imposible que nos podamos mover de esta oferta que hicimos porque es un esfuerzo muy grande, eso también lo tienen que saber todos, es un esfuerzo que nos pone al limite, no queremos que hagamos una oferta que ponga en riesgo a los sectores más vulnerables», sostuvo el presidente en declaraciones a Canal 7. «Como queremos actuar de buena fe, seguiremos discutiendo», añadió.

También Guzmán respondió a la presentación de estos bonistas. «Vemos en ese grupo de acreedores una falta de entendimiento sobre las restricciones que enfrenta la Argentina«, sostuvo según declaraciones a la prensa.

«No vamos a confrontar con nuestros acreedores. No vinimos a pelearnos con nadie sino a resolver un problema enorme en el que se dejó a Argentina. Queremos resolver el problema. Fue con esa vocación que hicimos una oferta definitiva que incluyó nuestro máximo esfuerzo», agregó y se mostró esperanzado en que la mayoría de los acreedores «va a aceptar la oferta».

Un aspecto que incluyeron los bonistas implica un cambio en la letra chica de lo que habían pedido con anterioridad: habían solicitado a la Argentina términos más duros en lo legal que implicaba emitir los nuevos títulos bajo los “indentures” (contratos) de 2005, más estrictos para el país, pero ahora aceptan una “versión modificada de 2016”.

El anuncio, además de avisar que hay nueva contrapropuesta, aumenta la fuerza de los bonistas: hasta el momento estaban unidos dos de los grupos, el Ad Hoc (dentro del cual está BlackRock) y el Tenedores de Bonos de Canje, ahora sumaron ahora al más cercano al Gobierno, al Comité de Acreedores, aunque un tanto debilitado.

Según el comunicado que enviaron, en conjunto poseen un tercio del total de la deuda argentina, por lo que podrían bloquear que se llegue a un canje exitoso.

Para llegar a que se concrete la reestructuración de la deuda bajo legislación extranjera por US$ 64.800 millones el Gobierno incorporó el “umbral mínimo de aceptación”: según este, se debe conseguir que un 50% de los acreedores manifieste su aceptación al canje o, de otra manera, que un 60% termine adhiriendo una vez que se aplican las cláusulas de acción colectiva (CAC) sobre cada serie de bonos.

“Creemos que la nuestra es una propuesta mejorada: proporcionará el alivio a corto plazo que Argentina necesita con urgencia,brindará una solución sostenible a largo plazo que asegure el futuro del país y su acceso a los mercados internacionales de capital, y proporcionará el marco legal necesario para alentar la inversión adicional necesaria para poner al país en el camino hacia una recuperación sostenida”, aseguran en el comunicado conjunto.

Y añadieron que de manera simultánea con la presentación de la propuesta revisada, los tres grupos también “han firmado un acuerdo de cooperación reafirmando que la oferta actual de Argentina no llega a una propuesta que pueda ser apoyada por los grupos acreedores”.

“De conformidad con el acuerdo de cooperación, los miembros de los grupos de acreedores de Argentina no licitarán sus tenencias de bonos en la oferta de canje propuesta por Argentina”, agregan, por lo que dejan explícito que rechazan la última oferta oficial presentada el 4 de julio ante la SEC.

El comunicado difundido hoy sorprendió porque los dos grupos de bonistas más duros sumaron ahora al más cercano al Gobierno, al Comité de Acreedores (ACC), aunque este grupo está más debilitado: tanto Gramercy, Fintech y Greylock lo abandonaron.

Hans Hume, el representante de Greylock (fondo que estaba dentro de ACC) confirmó a Clarín que ayer por la mañana decidieron dejar el grupo y que aceptaron el canje propuesto por la Argentina.

Fuente: clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *