Categorías
Noticias

Usó las ayudas del gobierno por la pandemia y se compró un Lamborghini

Un empresario de Florida, Estados Unidos que recibió casi 4 millones de dólares en préstamos federales destinados a ayudar a empresas en dificultades, y gastó el dinero en un nuevo Lamborghini Huracán y otras compras fraudulentas, fue arrestado y acusado de tres delitos graves.
David T. Hines, de 29 años, de Miami, fue acusado de fraude bancario, haciendo una declaración falsa a una institución de crédito y participando en transacciones con ganancias ilegales, según los fiscales del Tribunal de Distrito de los EE.UU. para el Distrito Sur de Florida.
Si es declarado culpable de todos los cargos, podría enfrentar hasta 70 años de prisión, dijo un funcionario de la fiscalía.
En abril, Hines se unió a otros propietarios de negocios que buscan ayuda financiera del programa federal de protección de sueldos, un programa de préstamos creado para ayudar a las empresas a mantener a sus empleados durante la pandemia de coronavirus.

En sus solicitudes, Hines dijo que operaba cuatro negocios con 70 empleados y que tenía 4 millones de dólares en gastos mensuales.
Al mes siguiente, Hines comenzó a obtener dinero del programa de préstamos. Recibió tres pagos por un total de US$ 3.984.557, según las autoridades.

Cuando llegó ese dinero, Hines continuó presentando solicitudes de más fondos. Eventualmente, sus solicitudes totalizaron US$ 13.542.741.
Lo que vino después, basado en una revisión de los registros financieros de Hines, fue una ola de gastos que incluyó joyas de lujo, ropa cara, visitas a resorts en Miami Beach y gastos en sitios web de citas, dijeron las autoridades.

«No parece haber ningún propósito comercial para la mayoría, si no todos de estos gastos», escribió Bryan Masmela, un inspector postal de EE.UU., en una declaración jurada que describe más de una docena de pagos de Hines de mayo a junio.

El abogado de Hines, Chad Piotrowski, dijo en un comunicado que su cliente era «un propietario legítimo de negocios que, como millones de estadounidenses, sufrió financieramente durante la pandemia» y «está ansioso por contar su versión de la historia cuando llegue el momento».
Hines realizó dos pagos en mayo por un total de US$ 30.000 a una persona que figura como «mamá», dijeron las autoridades. El mismo mes, pagó más de US$ 4.000 a la tienda de ropa de lujo Saks Fifth Avenue.

Y en junio, Hines pagó más de US$ 7.000 al hotel Setai en Miami Beach y otros US$ 8.500 a la empresa de joyería Graff.

La mayor compra parece haber sido realizada el 18 de mayo, cuando Hines compró un Lamborghini azul por US$ 318.497 en North Miami Beach, dijeron las autoridades. Registró el vehículo bajo su nombre y el de uno de sus negocios.

Los gastos mensuales para las empresas de Hines promediaron alrededor de US$ 200.000, muy por debajo de lo que él reclamó en sus solicitudes de préstamos federales, dijo el inspector postal.

De hecho, no había registro de que las empresas de Hines (Unified Relocation Solutions LLC, Promaster Movers Inc., Cash In Holdings LLC y We-Pack Moving LLC) tuvieran «algún sitio web operativo», según la declaración jurada del inspector postal.

En el sitio web de Better Business Bureau, los clientes se quejaron de que dos de los negocios de Hines realizaron «prácticas de cebo y cambio y otras actividades engañosas», según la declaración jurada. 

Fuente: clarin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *