Categorías
Noticias

Tucumán. Circulan versiones contagiosas

El titular del Sistema Provincial de Salud (SIPROSA), Medina Ruiz, afirmó que en Tucumán no hay circulación social del Covid-19. Esto significa que no hay una transmisión entre ciudadanos.

Lo ocurrido en Lastenia, se denomina circulación de conglomerado, que es diferente a la circulación social, porque es una circulación de grupos identificados individual y geográficamente. Por este motivo se estableció un perímetro a nueve manzanas, a donde no se puede entrar ni salir.

Lo que ocurrió en las últimas horas fue que comenzaron a circular versiones de todo tipo que afirmaban que había personas contagiadas en distintos lugares geográficos de la provincia, y que el caos de contagios estaba llegando, mientras las autoridades se negaban a reconocerlo. Nada de esto es cierto.

Basta enviar un mensaje falaz a unos cuantos contactos para que ese mensaje se viralice y se transforme en algo imparable, que generaría mucho daño al crear zozobra y confusión en una innumerable cantidad de personas. En esta época de redes sociales la falta de responsabilidad genera estragos.

Las redes sociales tienen una extraordinaria utilidad para formar grupos de opinión o de presión en un sistema democrático. Ampliaron las posibilidades de participación en la toma de decisiones, porque presionan al poder y lo obligan a escuchar en «tiempo real» a la sociedad. Pero utilizadas con imprudencia e irreflexivamente solo generan daño. Y de esto hay que cuidarse.

No es posible volver a la fase uno sin generar una incontrolable reacción de diferentes grupos sociales, de tal manera que sería difícil dominar esa situación. Desde el Comité Operativo de Emergencia (COE) se analiza que se puede repetir el esquema que se implementó en Lastenia. Si se debe restringir la circulación de personas solo se podría hacer en una zona geográficamente focalizada.

Es necesario advertir que se relajaron masivamente las medidas de prevención. Pareciera que muchos no han aprendido nada. La falta de uso de barbijos, el distanciamiento social e higienizarse las manos permanentemente ya no son actitudes generalizadas como fue en su momento, cuando se flexibilizaron las distintas actividades.

Las sociedades que no observan la obediencia en situaciones de emergencia padecen las consecuencias y eso es lo que se debe evitar en Tucumán. Retomar las actitudes preventivas nos permitirá mantener la calma y el orden social.

De nuestra redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *