Categorías
Noticias

Un perro callejero obligó que lo adopten

«Estábamos volviendo de nuestra clase de yoga y cuando abrimos la puerta de la camioneta pasó corriendo como una flecha y se metió», contó Emily al sitio The Dodo. Así comenzó esta historia de amor entre una joven pareja de Kingwood en Texas (Estados Unidos) y un perro pitbull que se encontraba dando vueltas por la calle sin tener hogar ni nadie que lo cuide. En ese momento la joven sacó su celular y comenzó a grabar la escena para luego compartirla en las redes sociales. «Lo primero que sentimos fue un poco de miedo: ¿Esto es peligroso? ¿Qué vamos a hacer?», relató.

En las imágenes que rápidamente se viralizaron en Facebook e Instagram, se ve a la pareja sorprendida por lo que sucedía: «No sé si sos una chica o un varón. ¿Te vas a sentar ahí?», le preguntó ella al perro que se hacía el distraído como si no hubiera un perro enorme adentro sentado en el asiento delantero. Entonces Emily lo miró a su novio Garret y le preguntó lo que nadie se animaba a decir: «¿Qué se supone que tendríamos que hacer en esta situación? Me parece que acabamos de sumar un perro a la familia».

El tiempo pasaba, el sol caía y el cielo se volvía cada vez más oscuro. Pero el pitbull estaba decidido a quedarse allí, con ellos. Después de tanta búsqueda por fin había encontrado a alguien que le prestaba atención y no tenía ninguna intención de separarse de ellos. «Hola, ¿querés un poco de comida?», le dijo ella mientras le acercaba un pedacito de carne que él aceptó enseguida. También le trajeron agua, algo que evidentemente necesitaba porque la bebió con desesperación.

«Siempre tuvo buena onda, se acostó y se quedó en el asiento de atrás», recordó Garret que estaba tan sorprendido como su novia. «No sabíamos qué hacer así que nos tomamos el tiempo para hacerlo sentir cómodo», añadió. Pasaron mucho tiempo hasta que el perro bajó del auto. «Le dimos agua y tardó más o menos dos horas en salir de ahí», explicó el muchacho sobre el animal que se había convertido en su nueva mascota?.

Decidieron nombrarlo Buddy, pero él no se enteró porque estaba agotado: «Después de eso, cayó rendido y durmió toda la noche y todo el día. Al día siguiente lo llevamos al veterinario para ver si tenía algún tipo de problema», relató Emily que confesó: «Yo estaba deseando que no tuviera ninguna enfermedad porque lo amaba desde ese primer momento en que lo vimos».

La pareja difundió la historia en las redes sociales para averiguar si el perro tenía un dueño que lo estuviera buscando. Primero les informaron que había tenido un golpe de calor y que por eso se había metido allí sin querer salir y luego, algunos días más tarde de iniciar la búsqueda, una mujer le escribió a Emily para contarle que hacía unos meses había encontrado al perro abandonado y le estaba buscando dueño. Lo alimentaba, pero estaba en un jardín abierto y el perro en algún momento se marchó. Ya estaba todo definido, el pitbull ahora tenía dueños.

Buddy ya les había demostrado todo su amor en aquel primer momento, ahora faltaba que ellos mostraban y sintieran todo el cariño que le tenían. Fue el destino el que marcó este amor. A las tres semanas de convertirse en padres, Buddy les hizo sufrir un gran susto cuando salieron a dar un paseo.

Se fue a correr a un pájaro y se perdió. No lo encontraron y empezaron desesperarse. Emily, salió a recorrer todos los refugios de la zona, para tratar de buscar alguna información sobre el paradero de su mascota.

Pasaron varios días y la casa sin ladridos le partía el alma a una pareja que estaba deseando con desesperación recuperar a su mascota. Hasta que un llamado telefónico les devolvió las esperanzas, no estaba claro si era él, pero se había encontrado a un perro parecido y estaba en un refugio del condado de Montgomery. El reencuentro fue una fiesta y desde entonces nadie separa a este perrazo de sus «padres».

«Cuando lo recuperé, realmente quedó claro que estaba destinado a ser nuestro perro», aseguró su dueña, al recordar ese momento emocionante. 

Fuente: Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *