Categorías
Noticias

A 20 años el insólito motivo de la separación de Pablo Echarri y Natalia Oreiro

Pasaron más de 20 años del noviazgo de Natalia Oreiro Pablo Echarri: la misma cantidad de tiempo que cada uno lleva con sus parejas actuales, Nancy Dupláa y Ricardo Mollo. Sin embargo, hay quienes aún recuerdan su época de enamorados, y el periodista Augusto Tartúfoli dio a conocer su versión del insólito motivo de la separación de los actores.

Corría el año 1994, Oreiro tenía 18 años, y Echarri 25: el amor había tocado a la puerta de los incipientes actores y vivían un apasionado romance. Se animaban a dar algunas entrevistas, un poco tímidos, y blanqueaban que pasaban «23 horas y 55 minutos» del día juntos, aunque preferían todavía no convivir.

Fueron más de seis años los que estuvieron de novios, y quedaron los archivos para recordar aquellos tiempos. En el 2000, la actriz uruguaya confirmó la ruptura, y explicó: «Lamentablemente lo nuestro fue todo muy público, y empiezan a inventar cosas, que nada tienen que ver con lo que pasó. Como en cualquier pareja, se terminó el amor«.

Por ese entonces hubo rumores de infidelidad, y algunos creyeron que Iván Noble era el tercero en discordia, porque había intentado conquistar a Oreiro. Pero no, finalmente sería Mollo, el líder de Divididos, quien subyugaría a la actriz y cantante, y formarían juntos una familia:fruto de su amor nació su hijo, Merlín Atahualpa, que actualmente tiene ocho años.

Mientras tanto, Echarri también viviría algo similar: conoció a Dupláa y se convirtieron en una sólida pareja, tuvieron dos hijos, y continúan juntos, superando las dos décadas de amor. A pesar de todo esto, el romance vintage con Oreiro sigue en el recuerdo: no hace mucho que el actor tuvo que desmitificar una rivalidad entre las actrices, y alguna vez titubeó cuando le preguntaron si actuaría junto a su exnovia.

El insólito motivo de la separación

De vuelta en el 2020, Tartúfoli recordó el noviazgo de los actores y dio su versión sobre el verdadero motivo de la ruptura. Entrevistado por Pilar Smith en el programa radial El Espectador (CNN Radio), rememoró las épocas de amor de los reconocidos actores.

«En aquel momento sucedió lo siguiente: Echarri había juntado un dinero y parece que era un ‘canuto’ que no quería compartir con Oreiro. Pensemos que eran otras épocas y que si bien empezaban a ser primeras figuras, ninguno de los dos cobraba las millonadas que pueden cobrar ahora», narró.

Y continuó: «Echarri puso la plata, que para algunos eran 5000 dólares y para otros eran 30.000en una caja de patitas de pollo que guardó en el freezer. La dejó ahí a la espera de que llegue el momento de usarla. El problema se dio un día que fueron al supermercado».

Tartúfoli aseguró que mientras recorrían las góndolas de productos congelados la actriz le preguntó a su novio: «¿Llevamos patitas de pollo?», y él le respondió que sí. «Llevá porque las que están en casa están podridas», fue la frase que desató el problema entre ambos.

«Un par de días después, ella se acordó de los que le había dicho él, fue al freezer y agarró la caja de patitas de pollo, que supuestamente estaban en mal estado, y la tiró a la basura. Cuando se enteró, él se quería morir«, reveló el periodista.

«Se puso como loco y le agarró una angustia tremenda. Ese fue el verdadero motivo de la separación de ellos. Incluso, cuando se lo recordamos a Natalia en alguna nota ella se mata de risa», cerró Tartúfoli.

En junio del año pasado Echarri no esquivó el tema cuando Catalina Dlugi le preguntó por su noviazgo con Oreiro, y el actor fue sincero sobre la intensidad con la que vivieron su romance.

«Mis viejos siempre la quisieron mucho y tuvieron una relación muy linda con ella. Natalia siempre fue muy cercana a ellos. Ella llegaba de Uruguay, era muy chica«, recordó Echarri. Y agregó: «Conoció a mis viejos y empezó a tener una relación y me imagino que para ella deben haber sido una especie de contención».

«Sus padres estaban cerca y la veían muy seguido, pero ¿viste cuando vos caés en una familia y te da la sensación de cobertura o de cierta contención? Eso pasó, y me parece que fue bueno; y esas cosas quedan, no se pueden ni deberían borrarse, son parte del bagaje emocional que todos llevamos adentro», confesó.

«La verdad es que no existen impedimentos para que podamos trabajar juntos. Somos todos más adultos de lo que éramos unos años atrás. Pero, en la era de las fake news, tenés que barajar ahí una marea que tenés que sopesarla con los beneficios que te puede llegara a traer. Siempre hay que sopesar. Dios dirá. Si a alguno se le ocurre algo y el contenido es bueno, habrá que pensarlo»./lanacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *