Categorías
Noticias

Irías a vivir en una isla de Escocia?

Si alguna vez soñaste con renunciar a la vorágine de las grandes ciudades e irte a vivir en mitad de la naturaleza, quizás esta sea la oportunidad ideal para dar el gran paso. En la isla de Rum, situada en la costa oeste de Escocia, hay más animales que personas. La mayoría de sus pobladores decidieron emigrar en busca de mejores oportunidades, y si ese éxodo continúa firme su destino será el de convertirse en un “pueblo fantasma”.

Para contrarrestar esta situación y evitar que la isla quede completamente desierta, el gobierno escocés impulsa un programa para atraer a inmigrantes a cambio de trabajo y alquileres baratos.

“Buscamos personas o familias dinámicas dispuestas a encajar en el estilo de vida de la isla y que ayuden en la mejora de esta joven comunidad”, explican sus autoridades desde el sitio web de la isla. Asimismo, “serán consideradas favorablemente en el proceso de asignación” las familias con niños pequeños, que siempre son “una contribución importante a las comunidades aisladas”, advierten.

A cambio, les ofrecen casas “eco-friendly” con dos dormitorios situadas en las afueras de de Kinloch -el único asentamiento urbano de la isla- que brindan una fascinante vista panorámica de las montañas Rum Cuillin.

Las cuatro viviendas disponibles para tal fin, cuya construcción se demoró por la pandemia del coronavirus y estarán finalizadas dentro de dos meses, cuentan con todas las comodidades y servicios. Están equipadas con un sistema hidráulico para generar energía y también disponen de un sistema de compostaje para el desperdicio.

Su alquiler es de 497 euros al mes(aproximadamente $59.600) y a pesar de estar situadas en un lugar inhóspito se aclara que tienen una excelente conexión a Internet. “Todos los hogares cuentan con banda ancha de fibra de alta calidad y la isla cuenta con una amplia gama de oportunidades laborales como en el cuidado de niños, producción de alimentos, mantenimiento de casas, piscicultura, o turismo marino o de montaña”, detalla el comunicado oficial.

Actualmente, la isla de Rum no posee población autóctona, pero se encuentra habitada por unas 32 personas. Lo curioso es que su fauna es mucho más rica que su economía y la presencia de venados rojos, cabras, caballos, ovejas y vacas se imponen en el paisaje montañoso.

A este paradisíaco lugar, que fue despojado de sus asentamientos humanos en 1826 para dedicarlo a la cría de ovejas, se puede acceder en tren, helicóptero o ferry. Su historia recuerda que como la explotación comercial de las ovejas fracasó, en 1840 la isla pasó a ser propiedad del Marqués de Salisbury, quién la convirtió en coto de caza. Finalmente, fue comprada por el Nature Conservancy Council (ahora Scottish Natural Heritage) en 1957 para convertirla en una reserva natural nacional. Y ahora los nuevos planes oficiales tienen como objetivo su repoblación.

Con solo 104,6 kilómetros cuadrados de territorio, la isla de Rum constituye una de las islas pequeñas de las Hébridas Interiores, que forman parte de la administración de Lochaber, en las Highlands de Escocia.

Es conocida por ser un destino popular de vacaciones para aquellos que disfrutan del contacto con la naturaleza y ofrece itinerarios para hacer caminando o en bicicleta, actividades de pesca, travesías en botes, circuitos de kayak y también paseos por las inmediaciones del emblemático castillo de Kinloch.

Aquellos interesados en mudarse a Escocia tienen tiempo de hacerlo hasta viernes 28 de agosto de 2020. La aplicación puede realizarse a través del mail isleofrumhousing@gmail.com o de la página web oficial.

Fuente: infobae.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *