Categorías
Noticias

La nueva generación de los televisores

Entre los productos que mayor demanda tuvieron durante estos meses de pandemia figuras las pantallas: televisores, celulares y notebook. Y si bien abundan las promociones rimbombantes, hay que tener en cuenta que en estas listas raramente figuran las novedades. Para quien esté buscando un SmarTV con los últimos adelantos tecnológicos, una guía con los mejores lanzamientos de 2020. Además, los cinco aspectos claves que se deben tener en cuenta según los especialistas.

El dominador de esta categoría son los aparatos de 4K Ultra Alta Definición (UDH). Considerar algo de inferior calidad es invertir en equipos de saldo. Sobre todo, porque acaba de llegar el primer modelo 8K de Samsung. Lo que implica que el UDH comienza a desacelerar su curva de crecimiento.

Además del Samsung Q900 8K, un televisor de 75 pulgadas cuyo precio es de $ 599.999, también llegó un nuevo modelo de The Frame, se trata del Samsung QLED 4K de 55 pulgadas que al estar apagado simula ser una obra de arte. Está $189.999.

Por el lado de LG, la novedad es el NanoCell SM8100, que ofrece lo último en equipos LED que mejora los colores y cuesta $ 149.000. Además, en octubre llega el Sony Bravia X80H, con sistema Android.

Con todo, antes de salir a comprar conviene tener en cuenta al menos cinco aspectos de las súper pantallas.

Los paneles

Son la pieza clave en donde se concentra la innovación de los televisores y es la zona donde se establece la mayor diferencia técnica. La grieta en este punto se ajusta entre dos tipos de paneles que compiten por la máxima nitidez: NanoCell de LG y Quantum Dots (QLED) de Samsung.

Así, el LG NanoCell viene con un sistema de nanopartículas que reproduce toda la gama cromática y filtra las impurezas para mejorar la reproducción del color. Consigue negros más profundos con una resolución de alta calidad y un mayor contraste.

«Lo primero a destacar de la tecnología NanoCell es su capacidad para reproducir colores con una nitidez asombrosa. La línea incorpora avanzados paneles IPS con hasta 178 grados de visión y nanopartículas de color. De esta manera, el usuario puede disfrutar de una visualización precisa de cualquier contenido y desde cualquier ángulo con la mejor calidad posible», indican desde LG.

Los QLED detrás de la nueva Samsung Q900 8K, con más de 33 millones de píxeles por imagen, brindan un volumen del color que recrea alrededor de mil millones de tonos en pantalla.

Pero como todavía el contenido que se emite en 8K es prácticamente nulo, la firma surcoreana ideó un sistema para un escalado que recurre al aprendizaje automático para adaptarlo.

“A través del Upscaling, el TV transforma cualquier imagen, llevándola a una resolución similar a 8K, independientemente de cuál sea la calidad original. Esto significa que el usuario puede disfrutar de películas clásicas del cine, producidas y filmadas décadas atrás, con una calidad notablemente mejorada y con detalles que antes no eran visibles”, apunta Martín Hilgert, gerente de producto de Samsung Argentina.

El tamaño

Para garantizar una inmersión total, es importante que el televisor que ocupará una importante porción del living, cubra todos los ángulos de visión. El tamaño de la pantalla se determina, mediante una compleja fórmula matemática, de acuerdo a la distancia que se ubica la primera fila de sillas.

El Smart de 75 pulgadas con Android

Llega al país a mediados de octubre


Y si bien cada fabricante tiene su propia regla de longitud, la guía proporcionada por la Society of Motion Picture & Television Engineers (SMPTE) que es la de mayor consenso, recomienda multiplicar la diagonal de la pantalla por 1,6. Así, para una TV de 65 pulgadas la separación debería ser de 2,69 metros, para 70 pulgadas de 2,9 metros y para una de 75 pulgadas bastará con 3,1 metros.

Modo Gaming

Como si se tratara de un monitor gigante, estas pantallas se pueden conectar a cualquier sistema de juego. Sin embargo, para disfrutar de los títulos más exigentes se requieren algunos detalles técnicos.

“Hay televisores que incluyen el llamado Modo Gaming que ofrece un menor input lag, es decir, el tiempo que transcurre entre que se lleva a cabo una acción con los comandos de la consola y que las imágenes aparezcan en pantalla. Y también, una mayor tasa de refresco, lo que garantiza que las imágenes sean más fluidas y nítidas”, advierte Gustavo Brusa, gerente de producto de BGH consumer.

La frecuencia de refresco es el número de veces que la información se actualizan con nuevas imágenes cada segundo y se mide en hercios (Hz). A mayor frecuencia, mejor será la nitidez. La medida estándar es de 60 Hz pero hay televisores que ofrecen 120 Hz y los más aptos alcanzan los 140 Hz.

Conexiones

El HDMI 2.1 es una de las actualizaciones claves de 2020, sobre todo para juegos, ya que permite la sincronización de la tasa de refresco con la tasa de fotogramas de las consolas de juegos. El resultado es una experiencia más fluida, sin saltos ni líneas horizontales temporales molestas.

Otra diferencia importante es el ancho de banda que tiene el conector, para poder llevar una mayor cantidad de información de imagen y sonido al televisor.

El HDMI 2.1 tiene un ancho de banda que alcanza los 48 Gbps, contra los 18 Gbps del HDMI 2.0. Esta ampliación del canal permite llegar hasta una posible resolución 10K, también ofrece 8K, 5K y 4K con refrescos de hasta 120 Hz.

La otra prestación exclusiva de los equipos de gama alta es que incluya una conexión Bluetooth para sumar parlantes o auriculares inalámbricos.

“Al conectar auriculares Bluetooth al TV, permite disfrutar de una experiencia de manera personal, sin generar ruido en el ambiente. Esta opción permite también, enviar música a la TV desde el celular o la tableta, utilizando Spotify, por ejemplo y así convertir al televisor en un centro multimedia”, destaca Christian Stuhldreher de Noblex.

El software

Para administrar los diferentes servicios y conexiones, estos televisores incluyen un sistema operativo. Samsung emplea su Smart Hub basado en Tize.

El sistema multitarea de LG es WebOS, considerado el más simple y fluido. A esto se le suma la capacidad para usar los asistentes de voz de Amazon y Google más el práctico control Magic Remote, que incluye una rueda de mouse en la botonera.

Está también Android TV, que ofrece parte de la biblioteca de aplicaciones de Google Play, que son utilizados por Philips y Sony.

«Al tener Android TV podés acceder a las app básicas como Netflix o YouTube y también descargar más de 5.000 aplicaciones extra. Además, tiene búsqueda por voz desde el control remoto, lo que te permite encontrar contenido en diferentes servicios sin perder tiempo ingresando el texto. Y también, vienen con Chromecast integrado para poder transmitir al televisor todo el contenido desde tu dispositivo personal«, enumera Pablo Garbarini, product manager de TV de Sony.

Otro escalón lo representan aquellos fabricantes que han optado por Android AOSP (Android Open Source Project) se diferencia del tradicional por ser una plataforma de código abierto y no tener acceso a todos los servicios del buscador. Lo emplean Hisense y TCL.

Fuente: clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *