Categorías
Noticias

Otra vez a cara lavada por error

Mientras pasa la cuarentena en su casa de Punta del Este con sus mascotas, Susana Giménez volvió a tener un problema con la tecnología y las redes sociales, ya que publicó por error una selfie a cara lavada. Claro que al percatarse de su equivocación decidió borrar la imagen. Pero como suele ocurrir, muchos de sus seguidores la vieron yllegaron a hacer una captura que se viralizó.

En la foto, que estuvo por pocos minutos en sus historias de Instagram, se la puede ver sentada en un sillón y sin una gota de maquillaje.

En ese poco tiempo que estuvo ‘en línea’, la imagen logró ser captada por sus fans y luego fue compartida en redes sociales. A los pocos minutos, ya estaba circulando por todos lados.

Los ‘bloopers’ de Susana en las redes sociales 

Lo cierto es que esta no es la primera vez que Susana tiene problemas con su celular y las redes sociales. Hace un año atrás subió por error también a sus historias de Instagram una foto sin maquillaje, despeinada y en la cama. Como ocurrió ahora, la imagen de inmediato comenzó a circular y fue noticia

Claro que cuando notó el «desliz» que tuvo, decidió eliminar la publicación de su perfil.

En otra oportunidad Dolores Mayol, una de sus asistentes, le envió a la conductora un texto y una imagen por WhatsApp para publicar en Twitter y agradecer a una empresa que la había invitado a las Cataratas del Iguazú. Sin embargo, en lugar de copiar el mensaje,Giménez hizo una captura de la conversación y la compartió en su perfil en dicha red social.

Lejos de criticarla, sus seguidores sintieron cierta ternura por la ingenuidad de Susana: «Sos la mejor Su. Te amamos», «Su, ¡si querés te manejo la cuenta gratis!», «Sos tan genial. Por eso te amamos tanto», «Tenías que copiar el mensaje, no mandar la captura. ¡No importa! Igual, te queremos Su», fueron algunas de las reacciones que recibió el posteo.

En julio de este año también dio que hablar porque compartió en Instagram una confusa imagen. En realidad, por lo que se supo, era una foto dirigida a otra de sus asistentes: Inés Hernández.

La foto tenía un zoom extremo y no se llegaba a distinguir ningún objeto. Eso sí, en el epígrafe dejó en claro a quién iba dirigido al escribir, sin darse cuenta, la frase: «Mandar a Inés».

Los fanáticos de la rubia creen que cometió el error al activar el asistente de reconocimiento por voz de su teléfono. Sea como sea, no es la primera vez que le pasa algo así. 

Ahora, con la viralización de la foto sin maquillaje suma otro blooper a su lista.

Fuente: tn.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *