Categorías
Noticias

La agenda ambiental se instala con fuerza en Argentina

Con un mercado laboral que se contrajo durante los últimos tres años por la recesión económica, y tras el efecto de la pandemia, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, explicó que las medidas de prohibición de los despidos y la doble indemnización fueron con «fines defensivos» y consideró que hubo «bastante éxito en contener los puestos de trabajo». Además, indicó que la brecha cambiaria es «fruto del nivel de incertidumbre que se ha generado por la crisis internacional y la propia local» y que se irá cerrando «en cuanto se restablezca la confianza».

Durante la Conferencia anual del Centro para la Evaluación de Políticas basadas en la Evidencia (CEPE), de la Universidad Di Tella (UTDT), el ministro compartió el panel Claves para reconstruir la economía en la pospandemia junto con el decano de la Escuela de Gobierno y fundador del CEPE, Eduardo Levy Yeyati.

«Tenemos un mercado laboral con ciertas características, tal vez en Estados Unidos tienen otras herramientas, hay más volatilidad en el mercado laboral y está más aceitado el seguro de desempleo. Creo que hemos tenido bastante éxito en contener los puestos de trabajo. Ha habido una reducción en este período de pandemia, pero fue la tercera parte de lo que significó en Brasil y la quinta parte de lo que significó en Chile, para comparar con países vecinos con los que es más comparable el mercado laboral», indicó el ministro Kulfas.

Previamente, el economista Levy Yeyati había dicho que «las medidas de prohibición de despidos y de indemnizaciones dobles se justifican en una situación de emergencia». «Si dejamos al mercado ajustar, muchos de esos trabajadores ahora suspendidos van a ser despedidos, y ese despido después cuando hay una recuperación tiene algún costo. Sostener el vínculo laboral es la medida óptima durante la cuarentena. Ahora que estamos saliendo, hay que ser conscientes de que los trabajos que fueron artificialmente puestos entre algodones con la suspensión del despido y el programa ATP, hay que regenerarlos porque no vamos a poder tener ATP para siempre. Ni bien saquen esas políticas, hay un desempleo latente, que lo mantenemos como si fuera un bebé. ¿Hay que subsidiar esos empleos que son frágiles o queremos subsidiar los nuevos empleos que crecen? Tratemos de desplazar el subsidio hacia los nuevos empleos, de manera de facilitar esta creación», reflexionó.

Luego, Kulfas indicó que la recuperación económica llegará de parte de los «sectores donde hay consumo postergado», y dijo que la «obsesión» del Ministerio de Desarrollo Productivo es «buscar un cambio en la matriz productiva en la Argentina, que pueda crecer sobre bases más sólidas, que pueda contribuir desde lo micro a un cambio macroeconómico». «Esto significa básicamente tener mayor salida exportadora, que genere las divisas que el país necesita para no caer de manera recurrente en crisis de balance de pagos», comentó.

Cuando se le preguntó al ministro cómo afecta las exportaciones la brecha cambiaria entre el dólar oficial y los paralelos, Kulfas respondió: «La brecha cambiaria tiene que ver con una serie de restricciones en el mercado de cambios que, una parte las heredamos, y que son fruto del nivel de incertidumbre que se ha generado por la crisis internacional y la propia local, más el tema de la deuda. Este problema se resolverá de forma estructural de manera que logremos aumentar la oferta de dólares; acá no hay atajos».

Y agregó que «la brecha se irá cerrando en cuanto se restablezca la confianza». «Será un paso importante formalizar el canje de deuda en los próximos días. Eso le dará credibilidad y sostenibilidad al programa económico. Al mismo tiempo, hoy vemos señales incipientes de reactivación. Eso hará que se vuelquen muchos recursos que están ociosos y que tiene que ver con ahorros no aplicados a inversión. Esos recursos hoy se vuelcan a los mercados paralelos y van a poder volcarse a la producción, lo que significará el efecto contrario [a la expansión de la brecha cambiaria]», indicó.

"Hay un debate en la agenda ambiental que en la Argentina la vamos a tener que dar con mucho cuidado porque es políticamente muy delicado", dijo el decano de la Escuela de Gobierno de la Universidad Di Tella, Eduardo Levy Yeyati

En relación con los sectores que dinamizarán la economía, Kulfas y Levy Yeyati coincidieron en que serán el complejo agroindustrial, el rubro de petróleo, gas y minería, y la industria de servicios del conocimiento. Salvo este último sector, los otros chocarán en el futuro con la agenda ambiental verde, como advirtió el profesor de la UTDT.

«Hay un debate en la agenda ambiental que en la Argentina la vamos a tener que dar con mucho cuidado porque es políticamente muy delicado. Lo vimos recientemente con el tema del fracking en Mendoza. Tenemos dos problemas. Primero, nuestros sectores exportables están todos en la línea de fuego en la agenda ambiental. Dependemos mucho de una agenda que tarde o temprano será utilizada por algunos países desarrollados para imponer barreras; en Europa, tal vez utilicen el rechazo de los transgénicos para limitar nuestras exportaciones de granos», indicó Levy Yeyati.

«Es fundamental diversificar esa matriz de exportaciones para cuando esto se venga y reduzca nuestro consumo de carnes, granos y eventualmente de hidrocarburos. ¿Cuánto vamos a sacrificar en crecimiento para cuidar el medio ambiente? ¿Cuál es la política de un país pobre como la Argentina en términos de favorecer o crear externalidades positivas para países como Estados Unidos o Europa, que ya hicieron su gasto en polución y emisión, y ahora son ricos? No podemos pensar y defender una agenda ambiental como hacen en Suecia o Estados Unidos porque primero tenemos que llegar a ser ellos», agregó el ingeniero y economista./lanacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *